¿Cómo gestionar el talento y dejarse gestionar? Observa a Ted Lasso

Ted Lasso.
Ted Lasso.
La comedia de Apple TV+ que estrena su tercera temporada el próximo mes de agosto, refleja de manera sobresaliente cómo deben ser las aptitudes de un buen líder, pero también como deben ser las capacidades de adaptación del empleado.
¿Cómo gestionar el talento y dejarse gestionar? Observa a Ted Lasso

MUNDIARIO publica un interesante artículo de Ángel de Mora en el que se apunta al desaprovechamiento que muchas empresas españolas hacen del talento de sus empleados. “Las empresas españolas invierten millones de euros en tecnologías y proyectos de innovación, pero apenas destinan fondos para gestionar un recurso muy valioso: el conocimiento tácito de sus trabajadores”, escribe Ángel, quien lleva más de 15 años desarrollando e implantando técnicas avanzadas de gestión del conocimiento en empresas tanto públicas como privadas y algo, seguro, sabe de esto.

Leyéndole me viene a la mente Nathan, interpretado por Nick Mohammed, ese utillero del equipo ficticio AFC Richmond que juega en la Premier League en la serie Ted Lasso, de Apple TV+. Nadie le presta atención, es el hazmerreír de todos, hace un trabajo infravalorado, pero cuando Ted llega desde los Estados Unidos de América hasta Reino Unido, inmediatamente ve en él un talento innato para observar aspectos futbolísticos que incluso a él se le escapan. En vez de alejarlo ante un posible temor por que se descubra su talento, y, por extensión, el suyo caiga en picado, decide tenerlo bien cerquita hasta llegar a convertirlo en su ayudante en el staff técnico. (Obviemos que luego el éxito se le sube a la cabeza a Nathan).

El empleado, “al ser un activo intangible, en muchas organizaciones se comete el grave error de pensar que no puede cuantificarse ni gestionarse, y por eso no se aplican políticas de gestión eficaz del conocimiento, desperdiciando el rendimiento y la utilidad que puede lograrse con una adecuada administración de este recurso”, escribe Ángel de Mora en MUNDIARIO. Y prosigue con algo más interesante aún: “cada vez que un trabajador con conocimientos clave abandona una empresa, parte del capital de la compañía se pierde”. No estamos descubriendo la pólvora, pero resulta sorprendente que muchas empresas no estén atentas a esto. Seguramente, mucho se ha avanzado en esta gestión del talento y todos conocemos casos, pero el ejemplo contrario, el de expertos que se van por el desagüe empresarial a otras compañías o, incluso países, también está a la orden del día. Por no mencionar a aquellos que se quedan rumiando su pena de no ser valorados para acabar siendo garrapatas corporativas. Habría que debatir sobre si esto se observa más en la empresa privada o pública.

Sea como fuera, la serie Ted Lasso, cuya tercera temporada se estrenará en agosto de 2022, refleja de manera sobresaliente cómo deben ser las aptitudes de un buen líder y lo hace sin lecciones baratas o trucos de telepredicador, más bien con buenas dosis de humor encapsulado en 30 minutos, que es lo que dura cada capítulo.

La historia se centra en un equipo de fútbol inglés que recibe a su nuevo entrenador, alguien proveniente del fútbol americano que, como todos saben, nada tiene que ver con lo que se juega en Europa. Ted Lasso acepta el reto, sobre todo porque debe poner distancia en su matrimonio y es que, aunque Lasso parezca perfecto, también esconde sus miserias… pero pocas, porque la serie apenas derrocha maldad o intriga insidiosa, todo tira hacia la comedia blanca y el espectador podrá disfrutar así de un rato muy agradable, con sonrisa en la boca incluida, para acabar su día de locos. @opinionadas en @mundiario

 

¿Cómo gestionar el talento y dejarse gestionar? Observa a Ted Lasso
Comentarios