Arañar el cielo, la novela donde el dolor vence al amor

La novela Arañar el cielo, de Paula Cascallar. / Mundiediciones
La novela Arañar el cielo, de Paula Cascallar. / Mundiediciones
Presentación de la novela Arañar el cielo, editada por Mundiediciones, a la venta en Amazon en versiones digital e impresa.
Arañar el cielo, la novela donde el dolor vence al amor

No temas, amor, si pierdo la razón, porque la culpa es tuya. En este amor imparable, nadie entiende, porque somos tú y yo. A pesar de los errores, de tantos malditos errores, el alma lucha por preservar su fuerza cósmica, y todos miran, no entienden...

La ambición es lo más humilde, si la meta es una felicidad que nos proteja en sus brazos. El mundo es todo lo que quieren los enamorados, pero el amor crece, se expande, se hunde por su propio peso... Y, entonces, las personas se buscan la vida, aunque no puedan olvidar, porque la memoria es una herramienta de esta vida.

¿Y si no se hubiesen encontrado? ¿Y si hubiera sido diferente? ¿Podrían haber sido otros si no se conociesen? ¿Es justo el final si nada continúa? Ellos hicieron historia, una historia de sentimientos y temblores, y llena de momentos, sabores y paisajes... Ellos se querían, justificaron el universo con sus besos, porque la crueldad es inherente al desalmado, su amor no dañó a nadie, al menos nadie osó separarlos... Descubrieron misterios que no expresaron, tratando de cincelarlos con sus actos...

Fueron incomprendidos, algo muy grande que, como siempre, pasado el tiempo fue recordado: ¡cuando ya era demasiado tarde!

Un lapso de tiempo que ilumina la agonía

De la infancia a la madurez, transcurre un lapso de tiempo que ilumina la agonía. De un día para otro, fueron atrapados el uno por el otro sin dilación, de modo que dedicaron toda una vida a librarse de las cadenas de aquella opresión que los distanció, sin darse cuenta de que se estaban haciendo daño, pero se curaban el uno al otro, porque el amor es una enfermedad y también un derecho, por el cual lucharon, el cual reconocieron: estaban locos por amor, morirían por amor, moverían montañas por verse...

Xurés quiso salvar el mundo, salvar a Aloia. Ella nada entendía, pero se necesitaban en eso. Desde el primer beso, el pasado se desvaneció. Cayeron en las garras de la locura y la fama, hicieron historia porque así lo sintieron, sintieron que lo suyo era algo grande y lo demostraron.

La única duda fue el futuro

¿Quién sería nadie para separarles? ¿Cómo dejarlo todo si no se olvida? Tuvieron que seguir... Juntos, inexorablemente, porque siguieron vivos, y la vida era eso. La única duda fue el futuro. Hay ocasiones en que el final, con gran tragedia, inicia otra historia: nadie sabría sino ver y callar, pues los hechos dicen todo. Pero la tragedia tomó secretamente sus corazones, no volvieron a brillar, porque no sabían que lo que sucedió fue magnífico y atroz, prohibido, memorable. A pesar de que seleccionaron los mejores momentos de sus vidas con la plástica del placer, el dolor venció al amor.

El cuento de siempre, aquello que acalma, una mano en la espalda... Y el beso que es siempre el primero, un juramento, unos labios marcados. Aloia no pudo más que anhelar su libertad, pero su salvador era un amante que cabalgaba los cielos y la hacía suya...

Él creció con los ojos de Aloia. Ella era la deidad en que él creía

No decides de quién te enamoras, y no decides la tristeza. Tampoco el vil porvenir, ni cuándo te quedarás solo. Él creció con los ojos de Aloia. Ella era la deidad en que él creía. Xurés, un joven problemático, enraizó en Aloia.

Desde entonces, el mundo se arrodilló a sus pies, en torbellinos de nebulosas y en cada estrella, cuando el espacio fue la mayor expectativa de sus pulsaciones, sincronizadas al centro de la tierra, que era la morada de lo que el uno por el otro sentían.

Pero todo tiene su lado oscuro, y siempre hay algún misterio. No se puede saber todo, y Xurés hubo de dejar a su novia, cuando estaba en la flor de la vida... Ella enloqueció, de modo que él estudió la locura, para jamás abandonarla... A su manera, la leyenda de este amor devuelve la fe en la humanidad, la docencia y el progreso de la ciencia, desde que dos jóvenes se prometieron estudiar juntos para alcanzar la sabiduría. Aunque llegaron a perder la razón, al leer esta historia, la lección se habría consumado... @mundiario


Arañar el cielo / A los pies de Aloia y Xurés, es el título de la novela editada por Mundiediciones, a la venta en Amazon en versiones digital e impresa.

Arañar el cielo, la novela donde el dolor vence al amor
Comentarios