China se afianza como primera potencia mundial en automoción

Volvo. / volvo.com
Volvo.
Desde 2009 logró superar a Estados Unidos y a Japón, y ahora fabrica más vehículos que ambos países juntos.
China se afianza como primera potencia mundial en automoción

El gran esfuerzo chino por desarrollar y modernizar la economía del país ha logrado sacar de la pobreza a 800 millones de personas en 40 años, y en 2020 ha conseguido eliminar la situación de pobreza extrema de los núcleos de población que aún se encontraban en esa situación, según los estándares de la ONU. También ha alcanzado un volumen de más de 400 millones de personas situadas en el ámbito de la clase media, con niveles de ingresos similares a los sectores intermedios de los países económicamente avanzados.

Ese esfuerzo se traduce en muchos y diferentes indicadores. Y muy concretamente en el de la fabricación de vehículos. En ese ámbito, desde 2009 logró superar a Japón y a Estados Unidos, alcanzando en 2019 el volumen de 25,7 millones de vehículos producidos, y logrando en 2020 superar el golpe inicial de la pandemia a su producción, con una importante recuperación en ese sector en el segundo semestre del año.

El primer fabricante de vehículos

Para hacernos una idea, la producción china de vehículos de 2019 (con no haber alcanzado la cifra de los dos años anteriores) fue superior a la suma de la de sus dos inmediatos seguidores: Estados Unidos y Japón.

El mayor grupo fabricante chino es la corporación SAIC, con sus dos marcas MG Motors y Maxus, que aspira a exportar antes de 2025 un millón de vehiculos al año. SAIC es la industria de automoción, de propiedad estatal, más antigua de China, que se fusionó con la compañía Nanjing, que a su vez había adquirido la británica MG.

También Tesla pretende incrementar sus exportaciones a la Unión Europea desde sus fábricas en China. En 2019 había invertido en China 6.500 millones de dólares, y esperaba realizar una inversión semejante en 2020 (dato aún no confirmado).

Apuesta tecnológica y comercial

Es un esfuerzo no solamente productivo, sino también tecnológico. En 2017, según fuentes oficiales, se vendieron en China 777.000 coches eléctricos: cuatro veces más que en Estados Unidos. La matriculación de este tipo de vehículos (entre eléctricos e híbridos enchufables) fue de 1,1 millones en 2020. Y se está apostando fuertemente por el vehículo inteligente, hasta el punto de que entre los planes del Gobierno chino está el liderar en 2025 el uso de vehículos inteligentes a nivel mundial. En el terreno de los vehículos autónomos trabajan intensamente dos compañías: Byton y Chery Automobile.

China fue consciente de que con su rápido desarrollo iba a ser un boyante potencial mercado del automóvil, al estar incrementando el poder adquisitivo de cientos de millones de personas. Por eso estableció una política de controlar el mercado de la automoción puertas adentro: en China sólo se podrían vender automoviles que fueran fabricados en el país. A ese reclamo acudieron las diversas compañías automovilísticas, sobre todo de Europa, creando “joint ventures” con empresas chinas. La normativa también marcaba que dichas uniones empresariales tenían que tener una participación china de un 50%, por lo que aseguraban el control.

Además, diversas empresas chinas de automoción tienen acuerdos de cooperación tecnológica con empresas internacionales: Brilliant Auto con BMW y Toyota; Chery Automobile con Jaguar y Land Rover, y  First Automotive Works con AudiGeneral MotorsMazda, ToyotaVolks Wagen.

No contentos con esa política, la industria de automoción china salió de compras fuera de sus fronteras, y – a través de Zhejiang Geely Holding Group– adquirió en 2010 Volvo y su marca Polestar. Y Nanjing -que después se fusionó con el gigante SAIC- adquirió MG. Así China ha llegado a convertirse en el primer fabricante mundial en la industria de automoción. El siguiente paso puede ser un potente incremento de la exportación exterior. E incluso la fabricación fuera de sus fronteras: de hecho, la Compañía Great Wall Motors ha montado una planta de fabricación en Bulgaria. @mundiario

China se afianza como primera potencia mundial en automoción
Comentarios