La viruela símica o viruela del mono, ¿es tan mortal como la viruela humana?

La viruela símica o viruela del mono es una zoonosis selvática / Archivo
La viruela símica o viruela del mono es una zoonosis selvática.

El virus de la viruela del mono es similar al erradicado Variola virus, que era el agente causal de la viruela en humanos.

La viruela símica o viruela del mono, ¿es tan mortal como la viruela humana?

En este artículo de hoy para MUNDIARIO voy hacer una breve presentación de cómo se está desarrollando la viruela símica en Argentina y también en el mundo, así como las formas de transmisión, signos y síntomas, lo que se observa de su comportamiento y algunas recomendaciones que podrían ser útiles a la hora de evitar la propagación y muerte por esta patología. Para ello, utilizo como fuente un comunicado de prensa del Ministerio de Salud de la Nación Argentina, realizado el día 10 de junio, y también otros datos del Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social de Paraguay.

Antes de efectuar algunas recomendaciones especificas, con el objetivo de evitar el contagio, comenzaré diciendo que esta patología, que está poniendo en alerta al mundo y que se la conoce como viruela símica o también llamada viruela del mono, es una zoonosis selvática: es una enfermedad provocada por el virus de la viruela del simio —pertenece al género de los Orthopoxvirus y a la especie Monkeypox virus, similar al erradicado Variola virus que era el agente causal de la viruela en humanos— y es transmitido a las personas, donde su reservorio animal es desconocido, aunque se estima que podría encontrarse entre los roedores.

Luego, una vez que llega al humano, se transmite de una persona a otra por contacto estrecho o cercano con lesiones, partículas respiratorias y materiales contaminados, como, por ejemplo, la ropa de cama.

En los brotes registrados en Europa, la presentación clínica, generalmente, se describe como leve y en la mayoría de los casos se presentan lesiones en diferentes partes del cuerpo, incluyendo genitales o el área perigenital, lo que parece indicar que la transmisión ocurre, probablemente, a través del contacto físico durante la actividad sexual. Aquí vale subrayar, que los casos detectados en Argentina tienen estas mismas características.

Los síntomas típicos son: fiebre superior a los 38,5 ºC, con intenso dolor de cabeza, articulaciones, a nivel muscular o de espalda, inflamación de ganglios linfáticos y cansancio. Entre los días 1 y 5 posteriores, comienza a presentarse una erupción cutánea con ampollas que evolucionan hasta convertirse en pústulas, que pasan por distintos estadios o etapas  hasta formar una costra, que luego se cae —en algunos aspectos puede parecerse a la varicela—; a la vez, pueden aparecer en la cara y luego se extienden a otras partes del cuerpo, incluidos los genitales. Vale remarcar, que las personas infectadas continúan contagiando mientras presenten costras: es decir, dejan de contagiar cuando se hayan caído todas las costras. También, tiene el comportamiento de una enfermedad autolimitada, con síntomas que duran entre 14 a 21 días: de allí que el ciclo de aislamiento sugerido pueda llegar a los 21 días. Los casos graves son muy raros  y el período de incubación es variable: suele ser de 6 a 13 días, aunque puede oscilar entre los 5 y 21 días. Asimismo, fuera del continente africano, se está observando que la presentación puede ser atípica; esto quiere decir que pueden presentar solo unas pocas lesiones o incluso una sola lesión; lesiones que comienzan en el área genital o perineal/perianal y no se extienden más allá; lesiones que aparecen en diferentes etapas (asincrónicas) de desarrollo y/o la aparición de lesiones antes que los ganglios linfáticos estén inflamados, de la fiebre, del malestar general u otros síntomas. 

Virus de la viruela desde el microscopio
Virus de la viruela desde el microscopio.

Los modos de transmisión, durante el contacto sexual, siguen siendo desconocidos: si bien se sabe que el contacto físico cercano puede conducir a la transmisión, no está claro qué papel juegan los fluidos corporales sexuales, ya sea el semen o los fluidos vaginales.

Las medidas de prevención incluyen evitar el contacto estrecho o íntimo con las personas que presenten síntomas compatibles (cuando hago referencia a íntimo, se hace hincapié en el contacto sexual con aquellos que cursan la enfermedad). Además, se debe tener en cuenta que el riesgo de transmisión aumenta en actividades sexuales con múltiples personas: por lo que se sugiere, a quienes hayan participado en este tipo de encuentros, prestar mucha atención a su estado de salud durante los próximos 21 días y realizar una consulta médica ante la aparición de síntomas compatibles con la enfermedad.

Cuando deban realizar una consulta con un profesional de la salud, aquellas personas que tengan sospechas de haberse contagiado o presenten alguno de los síntomas descriptos anteriormente, deberán hacerlo de forma inmediata, utilizando un barbijo —tapando la nariz, boca y el mentón— y evitar contactos estrechos con otras personas.

En cuanto a los medicamentos utilizados en la prevención, se afirma que la vacunación contra la viruela ha demostrado ser útil para proteger contra esta. Los casos reportados se están viendo en personas que no fueron inmunizadas con la vacuna antivariólica o que nacieron luego de finalizar la vacunación contra la viruela, cuando fue erradicada en diciembre de 1979 —debemos recordar que en 1980 la Organización Mundial de la Salud (OMS) certificó la erradicación de esta enfermedad en todo el planeta—; por lo que “aquellos que nacieron después de esta fecha están expuestos a contraer el virus, mientras que los que nacieron antes y fueron inmunizados, probablemente cuenten con inmunidad frente a la viruela del mono”, ha expresado el director de Vigilancia de la Salud de Paraguay, Dr. Guillermo Sequera.

¿Qué es lo que sucede en Argentina y en otros lugares del planeta?

Según un informe de prensa del Ministerio de Salud de Argentina, publicado el 10 de junio del corriente, se han confirmado tres casos de viruela símica, cuyos resultados fueron confirmados por la prueba de PCR (reacción en cadena de polimerasa). Los tres pacientes se encuentran en buen estado de salud, sin haber presentado complicaciones y sin haber detectado, a la fecha, casos secundarios entre los contactos estrechos.

Por otra parte, a nivel mundial y al día miércoles 8 de junio, se han reportado 1.285 casos confirmados por laboratorio, distribuidos en 28 países, en donde la viruela símica no es endémica. Y no se registran personas fallecidas por esta afección. A la vez, desde principio de año, en el continente africano, se han reportado 1.536 casos sospechosos (1.356 corresponden a la República Democrática del Congo) y 72 fallecidos. @mundiario

La viruela símica o viruela del mono, ¿es tan mortal como la viruela humana?
Comentarios