Viruela del mono: ¿emergencia de interés internacional o brote común?

Lesiones por viruela del mono. / CDC
Lesiones por viruela del mono. / CDC

El director de la OMS trabaja en conjunto con sus socios para cambiar el nombre de la viruela del mono y sus variantes, además de cómo compartir las vacunas disponibles de forma equitativa.

Viruela del mono: ¿emergencia de interés internacional o brote común?

La viruela del mono se ha hecho presente con 1600 casos confirmado en más de 30 países no endémicos, situación que ha hecho saltar las alarmas del director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, quien ha convocado un Comité de Emergencias para el próximo 23 de junio, con el propósito de evaluar si el nuevo brote representa una emergencia de salud pública de interés nacional o no.

Esta reunión es considerada como el nivel más alto de alerta según reza el reglamento sanitario internacional, mismo que de momento solo se ha aplicado a la pandemia de la Covid-19 y a la poliomielitis.

En este sentido, Ghebreyesus señala la nueva propagación de la viruela como un brote “claramente inusual y preocupante”, por lo que considera necesario intensificar la respuesta porque hay más países afectados y es necesaria la coordinación internacional.

Además, Ibrahima Socé Fall, director adjunto para la respuesta a emergencias, manifestó que el riesgo de propagación en Europa se considera “alto”, mientras que en el resto del mundo es “moderado”. Asimismo, mencionó la falta de conocimientos sobre cómo se transmite el virus; sin embargo, “no queremos esperar hasta que la situación esté fuera de control”.

Tratamiento de los casos

Este virus perteneciente a la familia de los orthopoxvirus se presenta con erupciones cutáneas y síntomas como dolor de cabeza, fiebre, dolores musculares y agotamiento; además, la experta en viruela del organismo de salud, Rosemund Lewis, señala que la enfermedad se puede contagiar durante dos a cuatro semanas.

Por otro lado, aunque aún no se ha precisado si las personas asintomáticas pueden contagiar la enfermedad, lo que ya se conoce es que la viruela símica se puede contraer a través del contacto físico estrecho con alguien que esté infectado, pues la erupción, los fluidos y las costras son altamente contagiosos. Incluso, la ropa, las sábanas, las toallas, los utensilios para comer y los platos contaminados con el virus pueden infectar a otra persona.

En cuanto a la inmunización contra la viruela del mono, la Organización Mundial de la Salud no recomienda la vacunación masiva, pues “las decisiones sobre el uso de las vacunas contra la viruela o la viruela del mono deben basarse en una evaluación completa de los riesgos y los beneficios en cada caso”.

Y es que las vacunas existentes contra el virus de la viruela, enfermedad erradicada en 1980, son antiguas y no cumplen las normas actuales de seguridad y fabricación. De hecho, son las vacunas de segunda y tercera generación las que han sido aprobadas para la prevención de la viruela símica.

De momento, la OMS recomienda la profilaxis posterior a la exposición con una vacuna contra de segunda o tercera generación, preferiblemente dentro de los cuatro días siguientes a la primera exposición para prevenir la posible aparición de la enfermedad en trabajadores sanitarios de riesgo, el personal de laboratorio clínico y demás personas en riesgo.

En este contexto, los programas de vacunación han de estar respaldados por vigilancia exhaustiva y un continuo seguimiento de los contactos, además de múltiples campañas de información y una farmacovigilancia sólida. @mundiario

Viruela del mono: ¿emergencia de interés internacional o brote común?
Comentarios