La tensión por el racismo aumenta luego de la muerte de otro afroamericano a manos de policías blancos

Rayshard Brooks. Captura de vídeo.
Rayshard Brooks. / Captura de vídeo.

En los últimos días EE UU se ha visto sacudido por protestas contra el racismo luego de la muerte de George Floyd a manos de un policía blanco. Ahora, los manifestantes gritan otro nombre, el de Rayshard Brooks, que también ha muerto por brutalidad policíal.

La tensión por el racismo aumenta luego de la muerte de otro afroamericano a manos de policías blancos

Otro ciudadano estadounidense, negro y desarmado ha muerto a manos de policías blancos. Esta vez el escenario es Atlanta, donde un encuentro con un hombre afroamericano con algunas copas de más se le fue de las manos a dos policías, quienes terminaron ejerciendo la violencia y causando la muerte de Rayshard Brooks, otro nombre que los manifestantes agregan a su lista.

Todo comenzó con una llamada desde un Wendy"s desde donde avisaron que un hombre dormido bloqueaba la entrada con su coche. Una patrulla se acercó hasta el lugar y un agente que pidió al conductor, que parecía haber bebido un poco más ese viernes en la noche, que apartara el coche y luego lo aparcara.

 

Brooks, de 27 años, era ese hombre. Luego llegó un segundo policía y entre los dos agentes lo despertaron y empezaron a interrogarlo para saber cómo había llegado hasta el lugar y si estaba en condiciones para seguir conduciendo.

Mientras esto ocurría una de las cámaras de los agentes grababa lo que sucedía. Todo iba normal y los agentes cumplían con su trabajo. En total, el intercambio dura unos 25 minutos. Una de las primeras cosas que comprueban los agentes es que Brooks estaba desarmado y luego de varias pruebas físicas de sobriedad, él acepta soplar para evalúar el nivel de alcohol en su sangre.

Al no pasar la prueba del alcoholímetro, los agentes intentan detener a Brooks que se resiste y se termina haciendo con el control de la pistola eléctrica que habían intentado usar contra él.

 

En el vídeo puede verse cómo Brooks empieza correr mientras intenta disparar la pistola eléctrica... luego se escuchan tres tiros y gritos en la oscuridad. Brooks fue trasladado al hospital donde falleció luego de una operación, mientras que el agente que disparó identificado como Garrett Rolfe, fue despedido, mientras que su compañero Devin Brosnan fue dado de baja, luego de que la alcaldesa de Atlanta, la demócrata Keisha Lance Bottoms, pidiera el despido de los culpables.

La reacción del Departamento de Policía de Atlanta ha sido mucho más rápida que en otras ocasiones por el actual panorama estadounidense desatado por la muerte de George Floyd. 

La jefa del Departamento de la Policía local, Erika Shields, se apresuró a presentar su dimisión. “Es hora de que la ciudad avance y cree confianza entre los agentes del orden y las comunidades a las que sirven”, afirmó al comunicar su renuncia. @mundiario

La tensión por el racismo aumenta luego de la muerte de otro afroamericano a manos de policías blancos
Comentarios