Buscar

Guaidó anuncia un acuerdo con la Agencia Antidrogas de EE UU para aumentar la presión

El líder de la oposición venezolana redobla sus esfuerzos para iniciar acciones de disuasión que podrían ser el preludio de nuevas sanciones de EE UU con el objetivo de asfixiar al régimen de Nicolás Maduro.
Guaidó anuncia un acuerdo con la Agencia Antidrogas de EE UU para aumentar la presión
El simbólico presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó / Twitter Centro de Comunicación Nacional.
El simbólico presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó / Twitter Centro de Comunicación Nacional.

La pugna política en Venezuela ha entrado en un juego de suma cero en el cual ambas partes del conflicto buscan anularse mutuamente, y para ello recurren a factores de presión externos con el objetivo de inducir tensión en los grupos de influencias de cada uno. Un claro ejemplo de ello es la actual etapa en la confrontación entre el simbólico gobierno interino del líder opositor, Juan Guaidó, y el presidente (de facto) del país, Nicolás Maduro.

Y es que el simbólico presidente interino de Venezuela (reconocido por 55 países), Juan Guaidó, en conversación con James Story, encargado de Negocios para la Oficina Externa de Estados Unidos para Venezuela, anunció este pasado jueves un acuerdo con la DEA (Agencia de Control de Drogas de EE UU), además de la designación de las FAES (Fuerza de Acciones Especiales venezolana) como organización terrorista por parte de del Gobierno estadounidense.


Quizás también te interese:

EE UU considera que una intervención militar no es una “respuesta sensata” para la salida de Maduro


Esto implica que se ha dado inicio a un proceso de conexión diplomática muy dinámica entre la administración del líder opositor y la plataforma representativa del Gobierno de Donald Trump en territorio venezolano. Se trata de una maniobra mediante la cual Washington busca tener mayor intromisión y alcance en el radio estratégico de movilidad de las presuntas rutas de tráfico de drogas que, según el aparato de inteligencia de EE UU, tiene a Venezuela como puente de los cargamentos producidos en Colombia y enviados hacia Florida (EE UU) saliendo del Mar Caribe con Venezuela como puente.

“La Comisión de Seguridad ha venido trabajando en un acuerdo de cooperación. Acciones contra el narcotráfico. Un acuerdo con la DEA”, afirmó Guaidó.

La posible estrategia de Guaidó con esta medida

Sin embargo, ese “acuerdo de cooperación” que menciona el simbólico presidente interino podría consistir en un mecanismo de suministro de información de inteligencia que el equipo de Guaidó le otorgaría a la DEA y así, en una suerte de canje político, recibir mayores prerrogativas diplomáticas y más concesiones en el lobby de la oposición en favor de las sanciones contra el régimen de Maduro.

El diplomático Story, destacado en Bogotá, Colombia, indicó que “el Gobierno estadounidense sigue trabajando con la justicia de Cabo Verde para lograr la extradición de Alex Saab, presunto testaferro del régimen de Nicolás Maduro”.

Entonces, el entramado de intereses que hay en el trasfondo de esta movida va mucho más allá de la estrategia de presión de Guaidó y de EE UU contra el régimen, sino que también se basa en la intención de Washington de resguardar sus capitales por los ingentes flujos de dinero malversado que, presuntamente, moviliza Alex Saab como supuesto testaferro de Maduro en cuentas bancarias con domicilio estadounidense y en paraísos fiscales.

“Estamos trabajando con la justicia de Cabo Verde. No puedo explicar lo que busca el régimen de Maduro y por qué hace estas cosas. Vamos a seguir los pasos para lograr la extradición”, precisó. “Nosotros vamos a seguir trabajando con la justicia de Cabo Verde”, reiteró Guaidó.

El dilema de la oposición venezolana

La geopolítica que existe en este tablero del complejo ajedrez de la política venezolana coloca al régimen de Maduro en una posición debilitada por el efecto que podría tener la extradición de su testaferro en la estabilidad de la estructura financiera del Gobierno chavista.

Sobre las posiciones políticas de los dirigentes opositores María Corina Machado y Henrique Capriles, Guaidó manifestó lo siguiente: “Entendemos que los venezolanos sientan frustración porque líderes como Machado y Capriles han presentado diferencias en las reuniones que hemos sostenido”.

El disenso que actualmente posee la oposición venezolana se debe al dilema político de tomar la vía electoral o la vía militar para generar una transición en el país, aunque la facción radical opositora del ala de Guaidó ya comienza a ver cierta inviabilidad en la segunda, pues depende de la política exterior y del monopolio de decisiones globales de EE UU.

El llamado mandatario interino insistió en “más presión para el régimen de Maduro”. “La ruta no solo es la convocatoria a una marcha, tiene que ver con aumentar la presión internacional, no solo con sanciones a violadores de derechos humanos”, afirmó, según sus declaraciones reseñadas por el reconocido diario venezolano El Nacional.