La razón extraña y científica por la que se te antoja tanto la ketchup

Ketchup Heinz, salsa de tomate. / Pexels.com.
Ketchup Heinz, salsa de tomate. / Pexels.com.

¿Te gusta la salsa de tomate? Un estudio explica la razón científica por la que tu cerebro lo anhela tanto. 

La razón extraña y científica por la que se te antoja tanto la ketchup

La ketchup es una salsa muy particular. A los que la odian, realmente no les gusta, pero ¿qué hay de quienes la aman?... Apostamos que realmente les encanta y se la ponen a casi todo lo que comen, por eso no es extraño que cada año se vendan más de 650 millones de botellas de Ketchup Heinz.

Muchos teóricos e investigadores de la comida se han preguntado qué es exactamente lo que hace que la salsa secreta sea tan encantadora. La experta en felicidad y autora de bestsellers del New York Times, Gretchen Rubin, explica por qué esta salsa mágica le hace “cosquillas" a tu cerebro.


Quizá también te interese: 

Esta es la razón por la que ponemos salsa de tomate en las papas fritas


Por qué a tu cerebro le encanta el sabor de la ketchup

"Resulta que la ketchup es uno de los pocos alimentos que llegan a los cinco gustos básicos. Es dulce, agria, salada, amarga y umami", explica Rubin. Ese sabor a umami es especialmente significativo, ya que hace que se te haga agua la boca y hace que el estómago aumente la producción de ácido estomacal, lo que te ayuda a digerir las proteínas de los alimentos que estás comiendo. Por eso es que los sabores umami pueden provocar tanto apetito como saciedad. 

¿Traducción? La ketchup es una salsa especial, y la razón por la que hace que el cerebro esté tan satisfecho es que despierta todos y cada uno de nuestros gustos. Alejándonos un poco, esta idea se relaciona con el hecho de que nuestros sentidos tienen una poderosa capacidad para afectar nuestra felicidad. 

"El yogur se siente más cremoso en mi boca si como de un tazón pesado, mi bebida sabe más dulce si veo que es roja, las papas fritas saben más frescas cuando escucho un crujido más fuerte, disfruto más la música cuando siento el ritmo", escribe Rubin en una publicación de su blog. La ketchup aporta tantas capas a la mesa (dulce, salado, umami, etc.) que le da sabor al plato, mejora la experiencia e incluso deja algo de sensación de vértigo.

Por supuesto, las salsas ketchup tradicionales suelen estar cargadas de azúcar, lo que aumenta su dulzura, pero no es tan dulce para el azúcar en la sangre y la salud en general. ¿La conclusión? Según Rubin y otros teóricos de comida, la razón principal por la que los amantes de la ketchup quieren usarla en cada plato, es porque los hace feliz al alcanzar los cinco gustos básicos.  @mundiario

 

 

La razón extraña y científica por la que se te antoja tanto la ketchup
Comentarios