Así es como los refrescos afectan tu cuerpo

Refresco. / Pexels.com.
Refresco. / Pexels.com.

Hoy te contamos algunas razones por las que debemos tomar refresco con moderación.

Así es como los refrescos afectan tu cuerpo

Un refresco frío seguro que da en el clavo a veces, pero esa ráfaga de azúcar afecta tu cuerpo. He aquí por qué es posible que desees seguir con agua la próxima vez que necesites rehidratarte.

Abrir, escuchar las burbujas y beber: en los primeros minutos de beber un refresco, los intestinos agregan ese azúcar a la sangre, lo que aumenta los niveles de glucosa (azúcar en la sangre). Esto quiere decir que habrá mucha energía y, para manejarla, varios órganos del cuerpo se ponen manos a la obra para procesar ese azúcar.


Quizá también te interese: 

¿Por qué el refresco sabe mucho mejor en botellas de vidrio?


El páncreas libera insulina para ayudar a transportar el azúcar (que es un carbohidrato) a los músculos para obtener energía, pero ese refresco contiene más azúcar de la que los músculos necesitan al mismo tiempo. "Cuando una persona bebe un refresco de 20 onzas, obtiene el equivalente a una comida completa en carbohidratos a través del líquido. En la mayoría de los casos, este refresco se consume además de una comida, por lo que será necesario procesar los carbohidratos adicionales. Este azúcar adicional, en lugar de almacenarse en el tejido muscular, se convierte en grasa en el hígado”, explica Meltem Zeytinoglu, médico endocrinólogo y profesor asistente de medicina en la Universidad de Medicina de Chicago. 

El riñón también entra en juego al eliminar el exceso de azúcar a través de la orina. Eso significa que el cuerpo pierde agua, lo que, junto con el efecto diurético de la cafeína en el refresco, aumenta el riesgo de deshidratación. La buena noticia es que no es necesario que elimines los refrescos por completo. 

Según expertos, lo más importante para recordar es que el control de las porciones es importante. Un refresco ocasional no tendrá un impacto significativo en tu salud, es cuando se convierte en un hábito habitual que supone un problema. Busca otras bebidas sin calorías que disfrutes, como té helado, agua y/o agua infundida.   @mundiario

 

 

Así es como los refrescos afectan tu cuerpo
Comentarios