4 formas rápidas de enfriar el vino cuando tienes poco tiempo

Copas de vino. / nbcconnecticut.com
Copas de vino. / nbcconnecticut.com

Lo ideal es que el vino se enfríe mucho antes de servir, pero cuando tienes poco tiempo podrías intentar otras opciones. 

4 formas rápidas de enfriar el vino cuando tienes poco tiempo

Si eres un bebedor de vino ocasional, es muy probable que te hayan enseñado que los vinos blancos deben enfriarse mientras que los vinos tintos se pueden servir a temperatura ambiente.

Esa creencia no está del todo mal, pero los profesionales del vino tienden a almacenar su vino (tinto, blanco, rosado, espumoso o sin gas) en condiciones ya frías, como bodegas y refrigeradores de vino especialmente diseñados.

El frío tiende a resaltar los sabores frutales y la mineralidad. Los cítricos son más brillantes, las bayas se realzan, los vinos son más crujientes y refrescantes. Lo ideal es que el vino se enfríe mucho antes de cuando se va a servir, pero cuando tienes poco tiempo o espacio en el refrigerador, es posible hacer que los vinos a temperatura ambiente alcancen rápidamente su temperatura ideal para beber con algunos métodos simples. 

¿Qué vinos se deben enfriar?

Todos los vinos pueden beneficiarse de algo de refrigeración.

Los tintos jóvenes y brillantes con taninos bajos como Pinot Noir y Gamay son fantásticos con un poco de frío. Para los vinos más antiguos y Cabernet Sauvignon, se recomienda servirlos a temperatura ambiente, alrededor de 65 grados Fahrenheit.

Para los vinos sin roble, como los Sauvignon Blanc, Vinho Verde, blancos italianos, el frío les viene bien.  Los vinos espumosos se sirven idealmente a una temperatura cercana a los 45 grados.

Si no tienes cava o nevera para vinos, es posible enfriar tu botella en el frigorífico, lo que requiere al menos dos horas y media para los tintos y tres horas para los blancos, pero cuando tiene poco tiempo, hay otras formas de hacer que tu vino alcance la temperatura adecuada rápidamente.

Método 1: Pon la botella en el congelador

La forma más intuitiva de enfriar una botella de vino es metiéndola en el congelador. En un congelador doméstico típico, una botella de vino a temperatura ambiente tardará de 30 a 40 minutos en enfriarse a 50 grados Fahrenheit.

Dado que los blancos se sirven a una temperatura más fría que los tintos, el método del congelador es perfecto para los tintos que solo deben reducirse justo por debajo de la temperatura ambiente.

Método 2: sumerge la botella en agua helada

En un recipiente hondo, disuelve sal en agua a temperatura ambiente, después agrega mucho hielo. La sal ayuda a bajar la temperatura del agua de 32 grados Fahrenheit a solo 10 grados Fahrenheit. Después, sumerge completamente la botella durante unos 10 minutos. Este es el método más versátil que funciona igualmente bien para tintos, blancos y rosados.

Método 3: Retira el vino de la botella

El vidrio grueso de una botella de vino no es muy bueno en la conducción térmica, lo que significa que no permite que el aire frío de tu refrigerador enfríe el vino en el interior muy rápidamente.

Verter el vino en una bolsa ziplock y sumergirla en agua helada puede acelerar fácilmente el proceso a solo un par de minutos. Esto funcionará mejor con el vino blanco sin gas que debe calentarse entre 50 y 55 grados Fahrenheit.

Alternativamente, puedes optar por verter vino sin gas en vasos y enfriarlos en el refrigerador, tapados, en preparación para servirlos, Se enfriarán más rápido en porciones individuales que en una botella completa. Si bien puedes hacer esto con tinto, blanco o rosado, este método no funciona con el vino espumoso, ya que las burbujas se desvanecerán si se exponen al aire durante demasiado tiempo.

Método 4: Agrega un cubo de hielo a tu vaso

Si bien esto puede hacer que muchos conocedores de vinos se estremezcan, agregar un cubo de hielo a una copa  Gruner Veltliner, Pinot Grigio o vino rosado puede ser increíblemente refrescante.  @mundiario

 

 

4 formas rápidas de enfriar el vino cuando tienes poco tiempo
Comentarios