No tengas miedo: una inmersión en los terrores infantiles y lo sobrenatural

Samuel Bodin utiliza la penumbra de habitaciones y pasillos largos para explorar el miedo para su nueva cinta No tengas miedo. 
Cobweb, teaser./ YouTube
photo_camera Cobweb, teaser./ YouTube

El guionista Chris Thomas Devlin, en colaboración con el director Samuel Bodin, utiliza la penumbra de habitaciones y pasillos largos para explorar el miedo, especialmente el de los niños, en No tengas miedo

Con un enfoque similar a Gretel y Hansel de Oz Perkins, la película sugiere que los temores infantiles pueden desencadenar lo sobrenatural. Esta película llega a Prime Video el próximo 23 de noviembre.

La trama se inicia cuando Peter (Woody Norman) escucha golpes en las paredes de su habitación, una experiencia que sólo él percibe. Sus padres, interpretados por Lizzy Caplan y Antony Starr, descartan estos sonidos como fruto de su imaginación. 

Sin embargo, la película insinúa que hay más detrás de la posición inflexible de los adultos, especialmente cuando los golpes se convierten en una extraña forma de comunicación con un ser desconocido.

No tengas miedo sumerge al espectador en un universo oscuro y gótico que evoca el terror de Poe. El guión, coescrito por Bodin y Devlin, explora miedos primordiales a través de la historia del joven Peter, interpretado por Woody Norman, quien experimenta no sólo el acoso de matones en la escuela sino también fenómenos sobrenaturales en su hogar.

El éxito de la película recae en las destacadas actuaciones de Antony Starr y Lizzy Caplan, quienes dan vida a la peculiar y siniestra familia de Peter. Sus interpretaciones intensas realzan la fuerza expresiva de los actores, añadiendo una capa de psicosis y turbulencia a la trama. La ambientación, que evoca cuentos de hadas y se sumerge en la nostalgia de los relatos de insomnio, contribuye al atractivo de la película en su primera parte.

El resultado es un desenlace que no está a la altura del esfuerzo inicial por construir una atmósfera terrorífica auténtica. La película, aunque con sus altibajos, ofrece una experiencia intrigante para aquellos que buscan una mezcla de terror y drama familiar.

Sinopsis

Un niño de ocho años intenta investigar los misteriosos golpes que provienen del interior de las paredes de su casa, descubriendo un oscuro secreto que sus siniestros padres han mantenido oculto.