Indiana Jones y el dial del destino es el cierre perfecto para el personaje

La quinta entrega del aventurera más codiciado, Indiana Jones, arrasó en su estreno mundial con $130MDD en su primer fin de semana en taquilla mundial
Harrison Ford como Indiana Jones. / Disney
photo_camera Harrison Ford como Indiana Jones. / Disney

Como sabrán, la quinta entrega de Indiana Jones simboliza el adiós de Harrison Ford como el arqueólogo más famoso de la gran pantalla; un personaje nacido del genio Steven Spielberg, que ha vivido un sinfín de aventuras a la búsqueda de todo tipo de reliquias históricas y legendarias, desde el Arca de la Alianza, hasta piedras de Shankara o el Santo Grial; y en esta última ocasión el Dial del destino.

Esta nueva producción bajo la dirección de James Mangold, ha logrado cautivar a los espectadores de todo el mundo, convirtiéndose en uno de los estrenos más esperados y exitosos del año, pero, ¿la popularidad de Indiana Jones y el dial del destino se debe a un factor de nostalgia, o realmente es una buena película para disfrutar en el cine?

Una película entretenida y divertida

Como es costumbre en las películas de Indiana Jones, podemos esperar una increíble muestra de que la acción y la comedia es una disciplina que se ha llevado a cabo por años, en los cuales esta saga ha sido de las más grandes exponentes.

Desde el comienza muestra escenas de una acción única que hacía falta en el cine, no se queda con las simples escenas de explosiones y disparos (que también las mantiene) sino que, juega con el uso de la acción física caricaturizada; es decir, las personas sufren accidentes fatales que llevan al cuerpo humano a sus límites físicos, lo que genera una experiencia divertida a la par de asombrante.

Por otro lado, mantiene el recurso seguido de la saga en cuanto a las problemáticas, pues es una constante de acción y reacción repetitiva a lo largo de la película, lo cual aligera la tensión, la trama y la complejidad, generando una cinta ligera, simple, divertida, que busca mantener al espectador atento en cada secuencia.

Finalmente, el reparto logra generar una narrativa única, en la que no solo vemos el regreso del mítico Harrison Ford, sino que vemos el regreso de personajes clásicos que refrescan la memoria de los fanáticos más apasionados de la saga; además, los nuevos rostros impregnan un ambiente de frescura a la historia, generando una sinergia única con cada personaje.

Puede que no sea para todos

Si bien, la película no se siente que sea por completo una historia que apele al factor nostalgia, pues no vemos una explosión de referencias o personajes clásicos; ciertamente mantiene una estética diferente a lo que vemos actualmente, el ritmo en ocasiones es lento, y las secuencias son simples pero entretenidas, algo que se mantiene como en las películas clásicas.

Esto puede llegar a sentirse diferente ya que, si no estás al tanto del funcionamiento de las películas anteriores puede llegar a tornarse tediosa o simplona, convirtiéndose en una mala opción para ver en la gran pantalla. 

¿Renta ver Indiana Jones en la pantalla grande?

A pesar de que las variantes de la toma de decisión es subjetiva al gusto del personaje aquí te podemos decir que merece la pena ver esta película si eres fan del personaje, pues es un gran momento que retoma a un clásico del cine de aventura, mientras resalta por ser la última aparición de Ford como Jones.

Un aspecto muy importante que podemos destacar ante este magno estreno es la oportunidad de escuchar la clásica canción principal de la franquicia, conocida como The Raiders March (también llamada Indiana Jones Theme). Una pieza compuesta por el renombrado John Williams y se ha convertido en un ícono musical asociado al longevo proyecto de George Lucas y Steven Spielberg.

Sin duda, poder apreciar el final de este legendario personaje, acompañado de la oportunidad de escuchar en el cuarto de cine la fantástica pieza sonora, hace de este estreno un evento imperdible.

Ahora bien, si no te consideras fanático de la saga, la película funciona como un estreno palomero, divertido, sencillo de digerir, aunque no tan disfrutable; por lo que, puede que no sea una opción muy viable, teniendo en consideración que estamos a días del estreno de Misión Imposible 7, Barbie, Oppenheimer, Megalodón, entre otros. @mundiario