Japón lanza un módulo rumbo a la Luna y un telescopio para estudiar los orígenes del Universo

Lanzamiento de la misión Moon Sniper SLIM de Japón. / JAXA
Lanzamiento de la misión Moon Sniper SLIM de Japón. / JAXA

La agencia espacial nipona busca conquistar el espacio con dos misiones ambiciosas: alunizar por primera vez en la historia y desentrañar invisible la materia oscura.

Japón lanza un módulo rumbo a la Luna y un telescopio para estudiar los orígenes del Universo

En un emocionante paso hacia la exploración espacial y lunar, la Agencia Espacial Japonesa, JAXA, ha lanzado con éxito dos nuevas sondas, XRISM y SLIM, desde el centro espacial Tanegashima. Este lanzamiento representa un hito importante en la investigación espacial y podría desbloquear secretos tanto del cosmos como de astros cercanos, como la Luna.

SLIM (Módulo Inteligente de Aterrizaje para explorar la Luna) es una sonda japonesa diseñada para aterrizar en la Luna, apodada Moon Sniper. La precisión en el aterrizaje es esencial para el éxito de futuras misiones a la superficie selenita y otros lugares del sistema solar. SLIM tiene como objetivo aterrizar a una distancia máxima de 100 metros del punto designado en el cráter Shioli. Esto se logrará mediante tecnología de aterrizaje precisa y cámaras con algoritmos de reconocimiento de imagen para detectar obstáculos peligrosos.

Este enfoque permitirá que futuras misiones puedan aterrizar en el lugar donde se desee, en lugar de la región más accesible. Además, su éxito es fundamental para avalar que las próximas misiones sean más ligeras, pues apenas pesa unos 600 kilogramos, unos 400 de ellos son solo para combustible. Hacer las sondas lunares más livianas podría dedicar más espacio a instrumentos científicos, permitiría más investigaciones en la superficie lunar y la posibilidad de que la sonda regrese a la Tierra con muestras.

El lanzamiento de SLIM es un paso importante para Japón, ya que podría convertirse en el quinto país en lograr un aterrizaje exitoso en la Luna, después de la Unión Soviética, EE. UU., China e India, aunque podría tardar hasta tres meses en llegar a la superficie lunar. También sería la primera vez que Tokio posicione una sonda en el satélite natural de la Tierra, tras el fracaso de la misión Hakkuto-R que se estrelló a pocos kilómetros de la superficie.

El estudio de la materia oscura

Por otro lado, XRISM (Misión de imagen y espectroscopía de rayos X) es un observatorio de rayos X que investigará agujeros negros supermasivos, la formación de elementos químicos y cúmulos de galaxias. Esta misión es un segundo intento después del fracaso de la sonda Hitomi en 2016. XRISM utilizará detectores de rayos X para estudiar objetos en el cosmos que no son visibles a simple vista.

Uno de los principales objetivos de XRISM es estudiar agujeros negros supermasivos, que juegan un papel fundamental en la formación y evolución de galaxias. También investigará cúmulos de galaxias, ayudando a comprender la distribución de la materia oscura, una sustancia invisible que constituye la mayor parte de la materia en el universo y un enigma en la física moderna.

Además, XRISM contribuirá al conocimiento de la historia de la materia en el universo, rastreando la abundancia de elementos químicos a partir de datos sobre el plasma caliente que rodea los cúmulos galácticos. Esto ayudará a comprender cómo se formaron y distribuyeron elementos como el carbono, el fósforo y el nitrógeno, que son fundamentales para la vida en la Tierra.

Este emocionante lanzamiento representa un avance significativo en la exploración espacial y lunar, brindando nuevas oportunidades para desentrañar los misterios del cosmos y nuestro propio sistema solar. @mundiario

Comentarios