Detectan por primera vez un planeta que ha sido deformado por su sol

Exoplanetas. / RR SS.
Exoplanetas. / RR SS.

Los astrónomos han comprobado que un exoplaneta casi dos veces más grande que Júpiter es ovalado, similar a un balón de rugby.

Detectan por primera vez un planeta que ha sido deformado por su sol

Gracias al satélite de identificación de exoplanetas CHEOPS, de la Agencia Espacial Europea, un equipo de astrónomos de distintas nacionalidades logró descubrir que no todos los planetas del Universo son redondos, al comprobar que un planeta distante de la Tierra presenta una deformación que lo hace ser ovalado.

El estudio, publicado en la revista Astronomy and Astrophysics este martes, demostró que el planeta WASP-103b, descubierto en 2014 en la constelación Hércules, en realidad es ovalado, debido principalmente a que la fuerza de gravitación que su estrella anfitriona WASP-103 ejerce sobre el exoplaneta, es tan intensa que es capaz de deformar su apariencia esférica original.

El exoplaneta, de acuerdo con los investigadores, se encuentra a 1.533 años luz de nuestro mundo, posee casi dos veces el tamaño de Júpiter y 1,5 más masa que él. Por su parte, la estrella sobre la cual orbita, WASP-103, es 1,7 veces más grande que nuestro Sol, aunque ambos comparten una temperatura similar.

¿Cómo determinaron su forma?

El equipo de científicos contrastó datos obtenidos de observaciones al exoplaneta hechas a través de los telescopios Hubble (NASA-ESA), Spitzer (NASA) y el propio CHEOPS de la Agencia Espacial Europea.

Así pudieron comprobar que con la fuerza que ejerce la estrella, ocurre un efecto secundario denominado fuerza de marea. En él, cuando un cuerpo grande es alterado por la fuerza de atracción de otro, este hecho modifica la forma del cuerpo grande. Si su forma original se trata de una esfera, la tendencia de la fuerza de marea es convertirla en un óvalo o elipse.

Este efecto no ocurre de igual manera en la Tierra, principalmente porque el planeta se encuentra lo suficientemente lejos del Sol, y que la Luna es quien ejerce ese fenómeno sobre nosotros. De hecho, debido a la rotación constante y paralela de ambos cuerpos celestes, la Luna puede elevar las mareas y generar abultamiento en el planeta. Por lo tanto, la Tierra no es redonda completamente, sino achatada en los polos.

Aunado a ello, los astrónomos pudieron medir la curva de deformación tras analizar el tránsito del WASP-103b en su órbita, que atenúa el brillo de la luz solar. También se pudo calcular el “número de Love”, a partir de la curva de deformación, para determinar la distribución de la masa y estructura interna del planeta. Así concluyeron que Júpiter y este exoplaneta presentan estructuras similares.

“En principio, esperaríamos que un planeta con 1,5 veces la masa de Júpiter tuviera aproximadamente el mismo tamaño. Por lo tanto, WASP-103b debe estar muy inflado debido al calor emitido por su estrella cercana, y quizás otros mecanismos”, explicó la autora Monika Lendl.

Un hito científico

“Es increíble que hayamos podido hacerlo. Es la primera vez que se realiza un análisis de este tipo”, señala Babatunde Akinsanmi, coautor de la investigación. Indican que esto sienta bases para poder comprender a fondo el fenómeno gravitacional y el efecto de las mareas, pues por primera vez se pudo comprobar un caso avanzado de este fenómeno en un cuerpo tan grande como un exoplaneta.

Lendl asegura que el telescopio CHEOPS y que el telescopio espacial James Webb ayuden a los científicos a ahondar aún más en misterios del Universo, especialmente en los detalles de la deformación por mareas y las estructuras internas de los exoplanetas. @mundiario

Detectan por primera vez un planeta que ha sido deformado por su sol
Comentarios