Cómo es el cargador universal para móviles que sueña la UE (y qué opina Apple)

Cargador USB. Pexels.
Cargador USB. / Pexels.
Bruselas busca que todos los equipos (sí, incluso los iPhone) que se comercialicen en la UE sean compatibles con un mismo cargador: USB de tipo C.
Cómo es el cargador universal para móviles que sueña la UE (y qué opina Apple)

¿Cuántos cargadores para dispositivos electrónicos incompatibles tienes acumulados en sus cajones? Aunque no lo creas, a la Unión Europea le preocupa ese ‘pequeño’ detalle y, de hecho, ya ha tomado cartas en el asunto: la Comisión Europea ha presentado este jueves una propuesta de legislación que busca establecer el conector USB-C como único cargador universal en su territorio.

El Ejecutivo comunitario ha relanzado esta semana una iniciativa que, en realidad, no es nueva: Bruselas ha intentado materializar el sueño de regulación para “armonizar la interfaz de carga” de los teléfonos móviles y otros equipos similares “de modo que puedan recargarse utilizando un receptáculo de carga común” desde 2009.

El objetivo es claro: que todos los equipos que se comercialicen en territorio comunitario sean compatibles con un mismo cargador, en concreto, con un cargador USB de tipo C, que ya es un conector habitual en muchos aparatos.

"Los consumidores europeos ya han estado frustrados bastante tiempo con los cargadores incompatibles que se acumulan en sus cajones", ha explicado este jueves Margrethe Vestager, vicepresidenta de la Comisión Europea, al lanzar la propuesta. "Le hemos dado a la industria abundante tiempo para que llegue a soluciones propias, ahora llegó la hora de una acción legislativa por un cargador común", ha añadido. “El USB-C se convertirá en el puerto estándar para todos los teléfonos inteligentes, tabletas, cámaras, auriculares, parlantes Bluetooth y consolas portátiles de videojuegos”.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por TheCoders (@__thecoders)

 

El cargador de la UE

Así, el texto de la Comisión propone al Consejo y al Parlamento Europeo (los órganos colegisladores de la UE) que se modifique una directiva de 2014 sobre la comercialización de equipos radioeléctricos. La propuesta pide que en la norma se incluya el requisito de que “los teléfonos móviles y los dispositivos de radio similares, si son capaces de recargarse a través de la carga por cable, estén equipados con el receptáculo USB Tipo-C”.

“Esta tecnología USB PD ya está ampliamente integrada. Sabemos que funciona extremadamente bien, es muy segura y se encuentra en un buen número de teléfonos inteligentes”, ha defendido el comisario de Industria y Mercado Interior, Thierry Breton. En su comparecencia, Breton también ha explicado que la propuesta tiene varios objetivos: aumentar la comodidad de los consumidores; reducir la huella ambiental que supone producir y eliminar cargadores (11.000 toneladas de residuos electrónicos al año); y, sobre todo, frenar la estrategia de los fabricantes que obliga a adquirir un nuevo cargador al comprar un nuevo dispositivo electrónico. En relación con este último punto, la Comisión prevé que la iniciativa supondrá un ahorro de 250 millones de euros.

De acuerdo con la UE, los consumidores europeos gastan anualmente unos 2.400 millones de euros en cargadores individuales. Ahora mismo, la mayoría de los smartphones y tabletas utilizan tres puertos de carga: micro-USB, que tienen la mayoría de los teléfonos, el puerto USB-C, una conexión más reciente, y el sistema Lightning, de Apple.


Quizá también te interese: 

Xiaomi: el nuevo cargador de 120W no dañará la batería del Xiaomi 11T Pro


 

En definitiva, la propuesta de Bruselas pretende transformar la industria de una vez por todas y parte de reconocer una derrota parcial: los acuerdos con los fabricantes han permitido reducir “el número de soluciones de carga para teléfonos móviles de 30 a solo tres”, pero no es suficiente.

La propuesta presentada este jueves 23 de septiembre, que aún debería ser aprobada por el Parlamento Europeo y los países miembros del bloque, ofrece a los fabricantes un plazo de transición de 24 meses para alinearse a los nuevos estándares.

 

Apple se opone

Pero algunas firmas ya han tomado posición frente a la iniciativa: Apple, cuyo producto estrella (sí, el iPhone) usa un puerto de carga diferente, no ha tardado en expresar su oposición al proyecto.

"Nos sigue preocupando que una regulación estricta que exige un solo tipo de conector sofoque la innovación en lugar de fomentarla, lo que a su vez perjudicará a los consumidores en Europa y en todo el mundo", ha respondido el gigante de Cupertino en un comunicado.

En cualquier caso, Apple podrá seguir ofreciendo el tipo de conexión de ahora, aunque para eso deberá asegurarse de cumplir con la eventual normativa europea: que todos sus dispositivos incorporen también la conexión USB-C.

"Están siempre argumentando que (la legislación de la UE) es contraria a la innovación. No es contraria a la innovación; es en favor de los consumidores europeos. No es nada contra nadie", ha sentenciado Breton ante los periodistas tras dar a conocer el proyecto. "Con nuestra propuesta, los consumidores europeos podrán utilizar un solo cargador para todos sus dispositivos electrónicos portátiles, un paso importante para aumentar la comodidad y reducir el desperdicio", ha concluido. @mundiario

Cómo es el cargador universal para móviles que sueña la UE (y qué opina Apple)
Comentarios