¿Por qué la vacuna de Oxford resulta ser la más prometedora contra la Covid-19?

La vacuna de Oxford.
La vacuna de Oxford.
Hay tres claves que ponen a este proyecto -trabajado en conjunto entre la universidad británica y el laboratorio AstraZeneca- que sería muy eficiente contra la letal enfermedad.  
¿Por qué la vacuna de Oxford resulta ser la más prometedora contra la Covid-19?

La carrera para lograr una vacuna contra la covid-19 sigue en su tramo final. Hay varios ensayos clínicos en el mundo que apuntan a ese objetivo, pero, como se sabe, un proyecto que despierta bastante expectativa en el que trabajan la Universidad de Oxford y el laboratorio AstraZeneca. De hecho, sus trabajos ya se encuentran en la fase 3, instancia clave para obtener, en caso de éxito, la cura contra la enfermedad. 

Esta vacuna llamada AZD1222 ya se fabrica desde principios de junio en la India, Oxford, Suiza y Noruega. Y, según anunció la empresa con sede en Cambridge, esperan distribuir cientos de millones de dosis este año y al menos 2.000 millones a mediados de 2021. Para que se tenga este camino, se han tenido que dar tres claves importantes en los trabajos realizados entre Oxford y AstraZeneca.

En primer lugar, el lunes 20 de julio, AstraZeneca reveló los resultados provisionales del ensayo COV001 Fase I / II en curso que mostraron que AZD1222 fue tolerado y generó respuestas inmunes sólidas contra el virus SARS-CoV-2 en todos los participantes evaluados. En los resultados publicados en la revista The Lancet, se informó de que una dosis única de AZD1222 resultó en un aumento de cuatro veces en los anticuerpos contra la proteína del pico del virus SARS-CoV-2 en el 95% de los participantes un mes después de la inyección.

En todos los participantes, se indujo una respuesta de células T, que alcanzó su punto máximo el día 14, y se mantuvo dos meses después de la inyección. Por eso, la fase I y II de la vacuna Oxford- AstraZeneca es una actividad neutralizante contra el virus SARS-CoV-2, en el 91% de los participantes un mes después de la vacunación, y en el 100% de los participantes que recibieron una segunda dosis.

En segundo lugar, la vacuna trabajada entre Oxford y AstraZeneca ha utilizado  una versión debilitada de un virus del resfrío común (adenovirus), que causa infecciones en chimpancés y contiene el material genético de la proteína espiga del SARS-CoV-2. Luego de la vacunación, el sistema inmunitario queda preparado para neutralizar el virus SARS-CoV-2 en caso de una infección. AZD1222, anteriormente conocida como ChAdOx1nCoV-19, es la nueva vacuna. 

De allí se produce la proteína de pico de superficie, preparando al sistema inmunitario para atacar el virus SARS-CoV-2 si luego infecta el cuerpo. El adenovirus recombinante (ChAdOx1) se eligió para generar una fuerte respuesta inmune, a partir de una dosis única y no se replica, por lo que no puede causar una infección en el individuo vacunado.

Por último, en el trabajo de la vacuna de Oxford-AstraZeneca, también hubo una asociación con científicos, gobiernos, organizaciones multilaterales y fabricantes para establecer acuerdos para el desarrollo, suministro y distribución de la vacuna en el caso de que resulte eficaz y bien tolerada. Una prueba de ello es que se han anunciado alianzas con el Reino Unido, EEUU, Brasil, Japón, IVA, CEPI y Gavi y SII para suministrar más de 2 billones de dosis de la vacuna en desarrollo.

Pascal Soriot, director ejecutivo de AstraZeneca, explicó que la fabricación de la vacuna tiene lugar ahora mismo para tenerla lista con varios millones de dosis producidas para cuando haya resultados prometedores y esté aprobada por las entidades regulatorias. “Por supuesto, esta decisión viene con un riesgo, pero es un riesgo financiero”, zanjó. @mundiario

¿Por qué la vacuna de Oxford resulta ser la más prometedora contra la Covid-19?
Comentarios