“Yo También”: el fenómeno del cambio

Campaña #Metoo. The Hindu.
Campaña #Metoo. / The Hindu.

Los abusos sexuales fueron el tema número 1 del año. Fue tal su impacto, que la prestigiosa Times nombró a todas las mujeres que alzaron sus voces como las personas del año. ¿Por qué? Sencillamente porque este puede ser el tan ansiado cambio que necesita el mundo y empezar a valorar a las personas no por su género, sino por lo que pueden hacer.

“Yo También”: el fenómeno del cambio

Este año el movimiento #Metoo nació luego de conocerse los múltiples acosos sexuales que había ocasionado uno de los hombres más poderosos de la industria cinematográfica: Harvey Weinstein. Este hombre tenía Oscars, películas exitosas, amigos poderosos, un matrimonio estable, fama, dinero, talento, personalidad… todo para ser exitoso, pero tras esa sonrisa tranquila y humor cambiante, Weinstein escondía un largo camino de abusos sexuales que llegaron a arruinar las carreras de actrices como Mira Sorvino o Ashley Jubb, y asustar de sobremanera a otras como Salma Hayek o Lena Headey.

Todos los casos que han salido a la luz han ido impresionando al mundo, porque siempre han estado allí, pero mujeres poderosas como Salma, Angelina, Gwyneth, Lupita y tantas más, no se atrevían a comentar por miedo a que el poderoso productor destruyera sus carreras. Muchas salieron airosas de esos encuentros ya sea por sus contactos o fama, pero tantas otras no tuvieron mucha suerte y aún lloran por el infierno que él les hizo pasar.

Pero de todo esto, ha salido un pequeño inciso positivo: las mujeres ya no tienen miedo. Ahora, muchas han decidido compartir sus experiencias y hablar de los abusos que han tenido que soportar por años, bien calladas porque la sociedad no las protegía si hablaban de algo tan escandaloso.

Pero ahora, gracias al movimiento #Metoo (#Yotambién en español) las denuncias son más frecuentas, el miedo está muy lejos y poderosos como Weinstein, Spacey, Cosby, Bill O’Reilly o Donald Trump no se salvan de las denuncias, no importa el lugar que ocupen o qué representan, si cometieron un delito, deben pagar porque de nada vale hacer tantas cosas buenas, para tener poder y usarlo contra víctimas indefensas. @mundiario

“Yo También”: el fenómeno del cambio
Comentarios