¡Stop ablación! 6-F: Día Mundial contra la Mutilación Genital Femenina

La ablación genital femenina causa daños irreparables.
La ablación genital femenina causa daños irreparables.

Más de tres millones de niñas son sometidas cada año en una treintena de países a la ablación, lo que supone una violación de los derechos humanos más elementales.

¡Stop ablación! 6-F: Día Mundial contra la Mutilación Genital Femenina

El Día Mundial contra la Mutilación Genital Femenina (International Day against Female Genital Mutilation) se celebra todos los años el 6 de febrero. Es un día para reforzar el mensaje de la lucha contra la mutilación genital femenina que atenta contra la vida sexual y reproductiva de las mujeres.

Las personas que practican la ablación genital femenina son generalmente comadronas tradicionales o parteras profesionales. La ablación genital femenina es un servicio muy valorado y muy bien remunerado económicamente, por lo que es fácil inferir que el prestigio en la comunidad y los ingresos de estas personas puedan estar directamente ligados a la práctica efectiva de la intervención.

Además de eliminar el placer sexual, la ablación puede ocasionar dolores en el coito e infecciones en la pelvis. El riesgo de fallecer tras un parto aumenta también en las mujeres sometidas a una mutilación genital, y los daños psicológicos con los que tienen que convivir a lo largo de sus vidas son más que evidentes.

Se calcula que actualmente se realizan ablaciones en 28 países de África y Oriente Medio, aunque hay comunidades de inmigrantes que también conservan esta tradición en puntos de Europa, Norteamérica, y Australia.

                 

La ablación genital femenina causa daños irreparables. Puede acarrear la muerte de la niña por colapso hemorrágico o por colapso neurogénico debido al intenso dolor y el traumatismo, así como infecciones agudas y septicemia. Muchas niñas entran en un estado de colapso inducido por el intenso dolor, el trauma psicológico y el agotamiento a causa de los gritos.

La ablación genital femenina constituye una violación fundamental de los derechos de las niñas. Es una práctica discriminatoria que vulnera el derecho a la igualdad de oportunidades, a la salud, a la lucha contra la violencia, el daño, el maltrato, la tortura y el trato cruel, inhumano y degradante. El derecho a la protección frente a prácticas tradicionales peligrosas y el derecho a decidir acerca de la propia reproducción. Estos derechos están protegidos por el Derecho Internacional.

El Día Mundial contra la Mutilación Genital Femenina pretende acabar con este abuso, aludiendo que no solo constituye una violación de los derechos humanos, sino que supone además un claro peligro contra la salud pública.

> Pásalo .... y harás ¡Stop Ablación!

¡Stop ablación! 6-F: Día Mundial contra la Mutilación Genital Femenina
Comentarios