Polonia dicta prisión provisional para el periodista español acusado de espionaje

Periodista Pablo González en Polonia. / Twitter
Periodista Pablo González en Polonia. / Twitter

El periodista vasco Pablo González, detenido desde hace tres semanas en Polonia, pasará al menos tres meses en la cárcel tras ser acusado de espiar para Rusia.

Polonia dicta prisión provisional para el periodista español acusado de espionaje

El periodista español que fue detenido hace tres semanas en Polonia, por presuntamente ser un agente a disposición de los servicios de inteligencia rusos, ha sido ordenado a prisión provisional de al menos tres meses, de acuerdo con un documento del Gobierno polaco enviado a su familia y la confirmación del Ministerio de Asuntos Exteriores de España.

Pablo González, periodista vasco que colaboraba en medios como Público o La Sexta, permanecerá en prisión por decreto del Tribunal Regional de Rzeszów, al sureste del país, por un período de tres meses hasta que se celebre su juicio, pero no explica si la medida puede ser prorrogada, según un comunicado remitido a la familia del detenido por las autoridades polacas, que fue adelantado por El País.

Agencias internacionales confirmaron que su esposa, Ohiana Goiriena, recibió la carta, al mismo tiempo que constataron que su familia no ha tenido contacto con el comunicador desde su detención a finales de febrero. El documento data del 3 de marzo, pero hasta ahora ha podido ser ubicado y reconocido en España.

Goiriena manifestó a agencias internacionales que no ha podido hablar con su marido, que el cónsul español en Polonia confirmó que se encuentra bien “física y anímicamente” y que se ha declarado inocente de los cargos en la fase preliminar del juicio. “Estábamos preocupados al principio; ahora estamos enfadados y con rabia por la impotencia de no poder hacer nada”, ha dicho.

Acusaciones de espionaje

González, nacido en Rusia, fue detenido cerca de la frontera de Polonia con Ucrania, por presuntamente ser un agente de la Dirección de Inteligencia de las Fuerzas Armadas rusas, que utilizaba su condición laboral de periodista freelancer para viajar alrededor de zonas en conflicto, para posteriormente entregar la información recabada a Moscú. La Justicia polaca identificó a González bajo dos diferentes alias: ‘Alieksei Rustov’ y ‘Pavel Rustov’.

El abogado Gonzalo Boye se ha comunicado con la embajada española en Varsovia para plantear la posibilidad de que a su cliente pueda serle ofrecida una protección de las Convenciones de Ginebra de 1949, aunque sin reconocer que los cargos en su contra sean verdaderos.

“Las autoridades polacas no están respetando los derechos que mi defendido tiene reconocidos, entre otros, en la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea”, ha dicho el letrado, quien además explica que su cliente estaría siendo interrogado sin presencia de un abogado u asesor legal.

España advierte de que la acusación es “muy grave”

El ministro de la cartera de Exteriores, José Manuel Albares, ha confirmado este miércoles durante su comparecencia en el Congreso de los Diputados, que la acusación de espionaje que pesa sobre González “es muy grave”, y que la Justicia polaca sería la encargada de determinar cómo proceder y qué sucederá con el periodista español de origen ruso.

Estas declaraciones las ha hecho como respuesta al diputado de EH Bildu, Jon Iñarritu, quien ha pedido al Gobierno que llame la atención a Varsovia por este “evento irregular” y que denuncie “lo que está haciendo la Fiscalía de Polonia”.

Albares se rehusó a reñir a Polonia por los hechos, informó de que González está siendo representado por una abogada polaca ante la barrera que supone el idioma. Asimismo, aseguró que España le ha brindado “toda la atención” consular que ha podido hacer en este caso. @mundiario

Polonia dicta prisión provisional para el periodista español acusado de espionaje
Comentarios