Polonia acusa de espionaje al periodista español detenido al cubrir la guerra de Ucrania

Agencia de Seguridad Interna de Polonia. / Gobierno de Polonia
Agencia de Seguridad Interna de Polonia. / Gobierno de Polonia

El periodista vasco, Pablo González, fue detenido la semana pasada cerca de la frontera con Ucrania, mientras cubría el conflicto. Polonia dice que trabaja para Rusia.

Polonia acusa de espionaje al periodista español detenido al cubrir la guerra de Ucrania

Polonia ha informado de que la detención del periodista independiente, Pablo González, se ha producido por un presunto delito de espionaje y que el español estaría trabajando para Rusia, haciendo uso de su profesión para obtener información y dársela al Kremlin.

Así lo señala un comunicado del Gobierno polaco, en el que identifican al periodista que trabajó en medios como Público y La Sexta, como “un agente de la Dirección Principal de Inteligencia del Estado Mayor General de la Federación Rusa (GRU)”. También señala que “se aprovechó de su estatus periodístico” para viajar alrededor de Europa y el mundo, en zonas de conflicto y regiones marcadas por tensiones políticas.

“El detenido estuvo obteniendo información que, de ser usada por los servicios especiales rusos, habría tenido un directo impacto negativo en la seguridad interna y externa de Polonia”, concluye el documento, que alega que González tenía planeado cruzar la frontera hacia Ucrania “para continuar sus actividades”.

La fiscalía además informó de que, durante la detención, González “tenía en su poder dos pasaportes y dos tarjetas bancarias rusas, con dos nombres diferentes”.

Sin contacto con abogados

De acuerdo con el Gobierno polaco, Pablo González fue detenido en la noche del 27 al 28 de febrero en la ciudad de Przemyśl, por agentes de la Agencia de Seguridad Interior (ABW), quienes lo aprehendieron cerca de la frontera con Ucrania, sin explicar los motivos de su arresto, y permanecerá en prisión provisional por órdenes de un tribunal.

Su abogado, Gonzalo Boye, aseguró que el Consulado de España en Polonia fue quién informó de que la detención se produjo en conformidad con el artículo 130.1 del Código Penal polaco, que explica el delito de espionaje que puede ser penado con prisión de hasta 10 años.

Según el letrado, González ha sido privado de la comunicación con su abogado o familiares, y alerta de que las fuerzas policiales polacas estarían interrogándolo sin presencia de asesoría legal, lo que a juicio de Boye “puede tener como finalidad la de doblegar su voluntad con fines desconocidos”.

Por su parte, el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez y el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, buscarían ofrecerle asistencia diplomática que incluye la protección consular”.

Condenan su detención

La detención de González produjo la repulsa del gremio periodístico nacional e internacional. Reporteros Sin Fronteras (RSF) pidió que sea puesto en libertad y reclamó explicaciones a las autoridades polacas acerca de “las circunstancias de este atropello a la libertad para informar”.

El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) y la Asociación de Prensa de Madrid (APM) se sumaron a las manifestaciones abiertas y le exigen al Gobierno polaco que “aclare” las circunstancias que conciernen a la detención del periodista y piden transparencia en el proceso.

Polonia acusa de espionaje al periodista español detenido al cubrir la guerra de Ucrania
Comentarios