Madrid reúne a 25.000 personas para celebrar el Orgullo más reivindicativo (y político)

Banderas LGTB_I en una marcha por el Orgullo. Antena3.
Banderas LGTBI en una marcha por el Orgullo. / Antena3.

La lucha por una ‘ley trans’ integral y el rechazo a la ultraderecha han marcado una manifestación sin carrozas y con aforo limitado por la pandemia.

Madrid reúne a 25.000 personas para celebrar el Orgullo más reivindicativo (y político)

Sin carrozas, con aforo limitado y al grito de una “¡una Ley Integral Trans ya!”: el colectivo LGTBIQ ha vuelto a tomar las calles de Madrid este sábado para celebrar el Orgullo más reivindicativo. 25.000 personas se han reunido para protagonizar una manifestación (que arrancó en el Paseo del Prado) menos multitudinaria y espectacular, pero también más política: “Los Derechos Humanos no se negocian, se legislan”, rezaba el lema de la cita. 

Las activistas trans de las dos asociaciones convocantes (FELGTB y COGAM) han liderado la marcha y han explicado a los medios de comunicación que este año la jornada sería “puramente reivindicativa” debido a la pandemia y al contexto político actual (marcado por las leyes que están en el Congreso de los Diputados). En su discurso, también han criticado a Madrid: “El Ayuntamiento de Madrid no ha hecho nada por celebrar el orgullo este año, nos las hemos apañado las organizaciones solas”, ha afirmado Carmen Gil, presidenta de COGAM.

A la manifestación han asistido las ministras de Asuntos Sociales, Ione Belarra; de Igualdad, Irene Montero; y la vicepresidenta tercera y titular de Trabajo, Yolanda Díaz, juntas tras una pancarta de Unidas Podemos. “Estamos del lado que debemos de estar, del lado correcto de la historia”, ha defendido la titular de Igualdad. “Se hace historia después de más de 15 años sin una legislación que respete los derechos de las personas trans y LGTBI”, han insistido. 

 

Íñigo Errejón, secretario general de Más País; y la portavoz de la formación en la Asamblea de Madrid, Mónica García, por su parte, han reclamado “a las derechas madrileñas” que en este día no hayan querido colgar “la bandera de la libertad” (en referencia a la bandera multicolor) en la sede del Ayuntamiento de Madrid en Cibeles. El equipo de Gobierno madrileño (coalición entre PP y Cs) se ha escudado en un informe jurídico que defiende que la sentencia del Tribunal Supremo es clara: desde junio de 2020 solo se pueden colocar banderas oficiales en los edificios públicos. 

El choque con el PSOE

En la jornada reivindicativa de este sábado tampoco han faltado los roces con el PSOE. Un grupo de activistas intentó impedir que la marcha avanzara con una sentada frente a la cabecera del partido socialista, mientras denunciaban que “sin migrantes, no binaries ni menores, no es ley trans”. “Con recortes no es ley trans” o “Con Carmen Calvo no estamos a salvo”, gritaban en medio de la multitud.

La formación socialista ha evitado pronunciarse al respecto y ha dirigido su discurso en contra de la derecha española más reaccionaria. “Tenemos una derecha y una ultraderecha que nunca han visto bien el avance en los derechos”, ha afirmado el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska. “Lo que no vamos a hacer ahora es dar un paso atrás”, ha insistido.

 

A la manifestación también han acudido Edmundo Bal y Begoña Villacís, en representación de Ciudadanos, que en 2019 tuvo que abandonar la manifestación entre insultos y gritos por sus acuerdos municipales con Vox.

“En este 2021 tenemos que reconocer que ninguno de los avances, por muy seguros y consolidados que estén, se pueden dar por hecho. Vemos lo que está pasando en Hungría y Polonia, que Vox acaba de firmar un manifiesto con Orban, Le Pen y Salvini”, ha expresado la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís. “Para mí Madrid es una ciudad de libertad, no sólo porque se bajen los impuestos o mantengamos abierta la hostelería, sino porque en nuestras calles uno se puede besar con quien quiera”, ha añadido. “Madrid es el aire que se respira fuera del armario”. @mundiario

 

Madrid reúne a 25.000 personas para celebrar el Orgullo más reivindicativo (y político)
Comentarios