El llamado humanitario de Naciones Unidas se eleva a 22.000 millones de dólares, el más alto de la historia

Un niño recibe una ración de comida en un campamento de desplazados en Rwanda. / ONU / Albert González Farran
Un niño recibe una ración de comida en un campamento de desplazados en Rwanda. / ONU / Albert González Farran

En la actualidad los seres humanos afectados por desastres naturales, conflictos bélicos, desplazamientos... ascienden a 128 millones de personas, de las cuales 93 millones se encuentran en una situación muy vulnerable para su supervivencia.

El llamado humanitario de Naciones Unidas se eleva a 22.000 millones de dólares, el más alto de la historia

La Segunda Guerra Mundial que azotó el mundo entero entre 1939 y 1945 causó la muerte de casi 100 millones de personas. Esta cifra desde luego no es cerrada y se trata de la estimación más pesimista. Diversos recuentos oficiales hablan de 70 millones. Cifras a parte, el resultado de esta guerra para millones de vidas humanas fue la muerte y el olvido.

Pero regresemos a la realidad actual: siglo XXI, año 2016 a punto de terminarse, el 2017 ya se asoma y 128 millones de personas están afectadas por conflictos bélicos, desplazamientos, desastres naturales… De esta cifra, 93 millones de personas vivirán un 2017 en la situación más vulnerable y marginada que nadie quisiera para sí. Estos son los datos que aporta la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) dependiente de las Naciones Unidas (ONU). Y con estas estremecedoras cifras sobre la mesa, cifras que recordemos son seres humanos, el plan de respuesta humanitaria de Naciones Unidas para el año 2017 requiere más de 22.000 millones de dólares, la cifra más alta solicitada hasta el momento en este tipo de llamado.

"La magnitud de las crisis humanitarias de hoy es mayor que en cualquier momento desde que se fundaron las Naciones Unidas. No hay memoria de que tantas personas necesiten de nuestro apoyo y solidaridad para sobrevivir y vivir en condiciones de seguridad y dignidad ", dijo Stephen O'Brien, Secretario General Adjunto de Asuntos Humanitarios y Coordinador del Socorro de Emergencia, para lanzar el Global Humanitarian Overview 2017 en Ginebra, Suiza, el pasado lunes 5 de diciembre.

"Nuestros planes colectivos para satisfacer las necesidades de las personas están listos. Son inversiones eficaces y eficientes, la mejor manera de ayudar a aquellos que necesitan ayuda ahora. La financiación en apoyo de los planes se traducirá en ayuda alimentaria que salvará vidas a las personas al borde del hambre en la cuenca del lago Chad y en el sur de Sudán; proporcionará protección a las personas más vulnerables de Siria, Iraq y Yemen; y permitirá la educación de los niños cuya escolarización es interrumpida por El Niño ", dijo el jefe de la ayuda internacional.

Las palabras de Stephen O'Brien buscan incrementar la recaudación. Durante 2016 las aportaciones de los donantes internacionales sumaron más de 11.000 millones, pero solamente cubrieron el 52% del monto solicitado, convirtiéndose en la mayor brecha de financiación de la historia, según informan las Naciones Unidas. La financiación de las Naciones Unidas y de algunas de sus agencias especializadas está asegurada por las contribuciones obligatorias de los Estados miembros. En el caso de algunas agencias especializadas su financiación proviene de contribuciones voluntarias de Estados miembros, organizaciones, empresas o particulares.

Para 2017 hablamos de que la ONU requiere más de 22.000 millones de dólares, la cifra más alta solicitada hasta el momento en este tipo de llamado.

Un llamado humanitario que ya se puso de relieve en la pasada Cumbre Humanitaria Mundial, realizada en Estambul el 23 y 24 de mayo de 2016. Se trato de una cumbre convocada por primera vez en los 70 años de historia de las Naciones Unidas, por su Secretario General Ban Ki-moon. El Secretario General pidió en ese momento a los líderes mundiales de todos los sectores del gobierno y la sociedad que asumieran y asuman cinco responsabilidades fundamentales:

  • 1. Prevenir los conflictos y ponerles fin
  • 2. Respetar las normas de la guerra
  • 3. No dejar a nadie atrás
  • 4. Trabajar de manera diferente para poner fin a las necesidades
  • 5. Invertir en humanidad

 

Qué es la OCHA
La Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA por sus siglas en inglés), dependiente de la Secretaría de la ONU, es responsable de la coordinación de las respuestas a emergencias.
El Fondo Central de Respuesta a Emergencias (CERF), gestionado por la OCHA , permite apoyar la ayuda humanitaria a los afectados por los desastres naturales y los conflictos armados . El CERF recibe donaciones voluntarias durante todo el año para proporcionar financiación inmediata a las acciones de respuesta humanitaria en todo el mundo.
Hay cuatro entidades de la ONU que desempeñan papeles fundamentales a la hora de prestar asistencia humanitaria: el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la Agencia de la ONU para  los Refugiados (ACNUR), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA). El PNUD es la agencia responsable de las operaciones de mitigación y prevención de desastres naturales y de preparación para estos. Cuando se producen emergencias, los coordinadores residentes del PNUD coordinan los esfuerzos de socorro y rehabilitación a nivel nacional.

 

El llamado humanitario de Naciones Unidas se eleva a 22.000 millones de dólares, el más alto de la historia
Comentarios