Las heces de tu bebé tienen niveles más altos de microplásticos que las tuyas

Pañales de bebé. / Pexels.com.
Pañales de bebé. / Pexels.com.

El plástico, llamado PET se usa mucho en botellas y textiles de poliéster, pero ¿qué significa esto para la salud de los pequeños?

Las heces de tu bebé tienen niveles más altos de microplásticos que las tuyas

Según una nueva investigación que involucró espátulas, pañales y heces, cuando se trata de bebés, una cantidad considerable de plástico entra por un extremo y sale por el otro. En particular, la concentración promedio de un tipo omnipresente de microplástico en las heces de los bebés fue diez veces mayor que la de las heces de los adultos en un pequeño estudio piloto publicado recientemente. El plástico, llamado PET o tereftalato de polietileno, se usa mucho en botellas y textiles de poliéster.

Los resultados sugieren que los bebés podrían estar expuestos a niveles aún más altos de microplásticos que los adultos, dicen los autores del estudio. Cuando los bebés se llevan juguetes o ropa a la boca, pueden terminar ingiriendo pequeñas fibras o trozos de plástico. Luego están los recipientes de plástico para alimentos, los vasos para sorber y los biberones, que también pueden arrojar trozos de PET más pequeños que el diámetro de un borrador de lápiz. Mezclar agua caliente y fórmula alimenticia en una botella de plástico puede debilitar el plástico y soltar aún más pedazos diminutos. Los bebés que gatean también son mucho más propensos a tener la cara llena de microfibras de las alfombras de poliéster,el cual pueden ingerir o inhalar.

“Es necesario hacer algo al respecto”

Los científicos aún están tratando de averiguar qué significa todo eso para la salud de los bebés. No hay mucha investigación sobre cómo los microplásticos que nos rodean, afectan la salud humana, pero el nuevo estudio sobre las heces de bebés, publicado en la revista Environmental Science & Technology Letters, tiene preocupados a algunos investigadores.

“Los bebés están expuestos a altos niveles de plásticos, es necesario hacer algo al respecto. Las primeras etapas de la vida son muy vulnerables", dijo Kurunthachalam Kannan, coautor y profesor de medicina ambiental y pediatría en la Escuela de Medicina de la Universidad de Nueva York. 

Los científicos solían pensar que los plásticos ingeridos simplemente saldrían por el otro extremo, al igual que otras cosas que los niños podrían comer (que no deberían comer), pero una investigación publicada en 2019 sugiere que piezas muy pequeñas de plástico podrían pasar a través de las membranas celulares para infiltrarse en el sistema circulatorio del cuerpo. Si ese es el caso, los microplásticos podrían causar más problemas. Kannan confirmó que existe evidencia de que los microplásticos en la circulación sanguínea podrían provocar inflamación y muerte celular, lo que afecta el sistema inmunológico.

Los plásticos también contienen innumerables sustancias químicas, incluidos los disruptores endocrinos que podrían alterar las hormonas del cuerpo y se han relacionado con efectos adversos sobre el metabolismo y la salud reproductiva y neurológica. Los bebés pueden ser más vulnerables a esos efectos que los adultos, ya que sus cuerpos aún están creciendo y desarrollándose y, según Kannan, el impacto podría durar hasta la edad adulta.

Kannan y sus colegas estudiaron muestras de heces de seis niños diferentes de un año en la ciudad de Nueva York. También observaron las primeras heces de tres recién nacidos. Para hacer eso, rasparon muestras de pañales usando espátulas, con cuidado de evitar cualquier cosa que estuviera en contacto directo con el pañal para evitar contar los microplásticos que podrían haber venido del pañal y no del bebé. Los investigadores también decidieron no probar el plástico que se usa típicamente en los pañales, llamado polipropileno. En su lugar, buscaron PET y policarbonato (otro tipo de plástico que se usa comúnmente en las carcasas de los celulares) en las heces. Encontraron ambos tipos de plástico, pero solo vieron una diferencia significativa en las concentraciones de PET entre bebés y adultos. Tomaron muestras de heces de 10 adultos en Albany, Nueva York.


Quizá también te interese: 

Científicos detectan plástico en los tentáculos y el 'estómago' de las medusas


No se sabe mucho sobre cómo la exposición a los microplásticos varía entre lugares y poblaciones. Así que este nuevo estudio, se suma a la convocatoria de más investigación. “Nuestros datos brindan evidencia de referencia para las dosis de exposición a los microplásticos en bebés y adultos y respaldan la necesidad de realizar más estudios con un tamaño de muestra más grande para corroborar y ampliar nuestros hallazgos”, explicó el estudio.

"Este es un artículo muy interesante con algunos números muy preocupantes. Necesitamos observar todo a lo que está expuesto un niño, no solo sus biberones y juguetes”, dijo al diario Wired el investigador de la Universidad de Strathclyde, Deonie Allen, quien no participó en el estudio.

Kannan concluyó: “La sabiduría prevaleciente de hace veinte o treinta años de que los plásticos son inofensivos es una de las razones por las que no se ha estudiado mucho sobre el tema. Para que eso cambie, será necesario que haya más apoyo federal para la investigación porque los estudios que analizarían a una población aún más amplia a menudo son prohibitivamente costosos de realizar. [...] Se necesitan millones de dólares para realizar un estudio como ese con 1.000 muestras. Por supuesto que será un gran estudio, pero necesita muchos recursos”.  @mundiario

 

 

Las heces de tu bebé tienen niveles más altos de microplásticos que las tuyas
Comentarios