Francia: en Grenoble han creado unas máquinas que expenden cuentos

Máquina expendedora.
Máquina expendedora.

Aunque una máquina a priori carezca de romanticismo, al expulsarnos un cuento en forma de ticket, tiene su parte romántica que son unas letras impresas.

Francia: en Grenoble han creado unas máquinas que expenden cuentos

Aunque una máquina a priori carezca de romanticismo, al expulsarnos un cuento en forma de ticket, tiene su parte romántica que son unas letras impresas.

Conocemos muchos tipos de máquinas expendedoras, desde las de refrescos, cafés, snacks, que son las más comunes, hasta las de iPad, iPhone y varios aparatos electrónicos, que vi por primera vez en el aeropuerto, y también las he visto de libros en estaciones de metro. Ahora en Grenoble, una ciudad francesa, acaban de crear unas máquinas que ofrecen una lectura corta, de forma gratuita e inmediata. La persona interesada en tener uno de estos cuentos, puede escoger el tiempo de lectura, que es de 1, 3 o 5 minutos, le da a un botón, y le sale un cuento corto, como en una especie de recibo, listo para leer o llevar en la cartera o el bolso. Este proyecto es de la editorial francesa Short Édition y cuentan con  apoyo y financiación del ayuntamiento de Grenoble. 

Christophe Sibieude, fundador de Short Édition, explica: "La idea llegó a nosotros cuando estábamos frente a una máquina expendedora de barras de chocolate y bebidas. Entonces pensamos que podíamos hacer lo mismo con la literatura algo ideal para ocupar estos pequeños momentos improductivos."

Otra forma de leer.
Otra forma de leer.

 

Una gran idea para que en los tiempos de espera, en vez de echar mano al smartphone, leamos una bonita historia. Una manera más para fomentar la lectura que con las nuevas tecnologías va menguando. Aunque una máquina a priori carezca de romanticismo, esta al expulsarnos un cuento en forma de ticket, tiene su parte romántica que son unas letras impresas. ¿Por qué hay algo más bonito y misterioso que no saber lo que vas a leer, mientras esperas el autobús?. 

Creo que hay que hacer más campañas de fomento a la lectura y que las ciudades deben llenarse de literatura, poesía y teatro. Acercar los libros a los ciudadanos es algo esencial, y si es en forma de una máquina que por una ranura nos expende un cuento, bienvenida sea.  Menos Facebook y más libros.

Francia: en Grenoble han creado unas máquinas que expenden cuentos
Comentarios