Buscar

MUNDIARIO

Dos fracasos en las compras de Sanidad: un gel que no servía y los respiradores que nunca llegaron

Dada la demanda que generaba la pandemia en el mercado España llegó a pagar hasta 28 veces más por el mismo tipo de mascarillas, según El País.
Dos fracasos en las compras de Sanidad: un gel que no servía y los respiradores que nunca llegaron
Lote de cajas con mascarillas  / Mundiario
Lote de cajas con mascarillas / Mundiario

Maira Perozo

Periodista.

En medio del pico de la pandemia el Gobierno de España contrajo una serie de compromisos por la vía de la emergencia que al final resultaron un fiasco. Destaca la adquisición de 10 dispositivos de ventilación mecánica a la empresa MJ Steps, que supuestamente serían dirigidos a las unidades de cuidados intensivos de algunos centros de salud públicos.

El monto destinado para esa compra fueron 468.300 euros, cancelados confiando en la celeridad que daría la empresa escogida, sin embargo, esos equipos nunca llegaron, según recoge este viernes El País.


Quizá te puede interesar

¿Por qué Madrid se quedará tres días sin ocio nocturno?


De momento, la autoridad sanitaria intenta recuperar el dinero que adelantó a esta compañía con sede en Suiza y oficina en Sant Boi, Barcelona. Además de este contrato, hay otros cuatro de material sanitario para la emergencia en los que Sanidad también intenta resarcir ante el incumplimiento de las empresas contratadas.

Un caso llamativo, es el del gel hidroalcohólico, sellado el 26 de marzo con la empresa china Shandong Liangfu Pharmaceutical, a la que se pagó en dólares y por adelantado todo el importe, que sumaba poco más de un millón de euros. El primer lote fue recibido en la aduana del aeropuerto de Barajas, pero no pasó la prueba de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios tras determinar que incumplía los parámetros para su importación.

Estos dos fracasos en las compras de Gobierno se adosan al único que había trascendido a la luz pública, el de los famosos test rápidos de diagnóstico del coronavirus que compró Sanidad en marzo a un distribuidor español llamado Interpharma y que fueron devueltos porque estaban defectuosos.

Asimismo, trascendió que, a finales de junio solo se había recibido un 20% de los millones de mascarillas, batas, gafas e hisopos adquiridos durante las últimas semanas de marzo y las primeras de abril a proveedores en muchos casos nuevos en el mercado con los que la sanidad pública española nunca había trabajado.

En al menos 61 contratos firmados con distintos proveedores, el Gobierno desembolsó 1.000 millones de euros. Dada la demanda que generaba la pandemia en el mercado España llegó a pagar hasta 28 veces más por el mismo tipo de mascarillas. En julio, el porcentaje de lo pagado y recibido subió hasta entre el 30% y el 35%.

Cada contrato dejaba claro el carácter de la urgencia con que se requerían, por lo cual, el Gobierno podría intentar rescindir de los mismos ante la demora. De momento, otro aspecto fundamental es que el Gobierno no contaba con que los brotes fueran a reventar en pleno verano. De esta manera, lo comprado en grandes cantidades en marzo y abril, que va llegando en tren y no en avión para bajar los costos, debería ser suficiente para cubrir la actual contingencia. Ahora en el reciente acuerdo centralizado, equivalente a 2.500 millones de euros, el Gobierno y las comunidades adquirirán 4.200 millones de unidades de batas, guantes, gafas de protección, mascarillas y kits de extracción a un precio máximo. @mundiario