España resiste el impacto global de la educación durante la pandemia, según el informe PISA

Educación. / RR SS.
Educación. / RR SS.
A pesar de registrar su peor desempeño en la historia del informe PISA, España muestra una relativa resistencia al desplome educativo global, superando por poco el promedio de la OCDE y la UE.
España resiste el impacto global de la educación durante la pandemia, según el informe PISA

En la última edición del informe PISA, España ha experimentado su peor rendimiento educativo, con una caída de 8 puntos en matemáticas y 3 en comprensión lectora. Sin embargo, en un contexto de descensos generalizados a nivel mundial, el país ibérico logra situarse a tan solo un punto del promedio de la OCDE y la UE, destacando su capacidad de resistir el impacto educativo global.

La evaluación, que contó con la participación de 690.000 estudiantes de 81 países, refleja los desafíos enfrentados por el sistema educativo español durante la pandemia. A pesar de las dificultades, el informe destaca que las medidas implementadas, como el protocolo para prevenir contagios en las escuelas y la inversión gubernamental en profesores, contribuyeron a mitigar el impacto en comparación con otros países.

Las matemáticas resultaron ser las más afectadas, siendo el área donde España y otros países europeos experimentaron mayores retrocesos. La caída media de la OCDE fue de 17 puntos en matemáticas, mientras que España se ubicó a solo un punto del promedio, evidenciando una relativa resiliencia.

El informe destaca la importancia de las medidas sanitarias y educativas implementadas, así como la campaña de vacunación para adolescentes y los fondos destinados a contratar profesores. La pandemia afectó especialmente las habilidades matemáticas, que requieren un mayor acompañamiento directo del profesor. El resultado, una pérdida equivalente a un curso académico en términos de puntaje PISA.

Singapur, Taiwán y Japón lideran los resultados, demostrando mejoras a pesar del contexto desafiante. Por otro lado, países europeos como Portugal, Suecia, y Dinamarca esnfrentaron pérdidas significativas. España, por primera vez, supera a Noruega en resultados matemáticos, marcando un cambio en la comparativa.

El informe PISA destaca que los descensos no se atribuyen únicamente a la pandemia, y no se establece una conexión directa entre los cierres escolares y la pérdida de aprendizaje. Además, la evaluación incorporó un formato más competencial en las pruebas de matemáticas, lo que podría haber influido en los resultados.

En cuanto a la equidad educativa, España se destaca con niveles superiores a la media de la OCDE y la UE. Sin embargo, persisten diferencias notables en el rendimiento académico según el nivel socioeconómico y cultural de las familias. La brecha entre los más ricos y los más pobres en matemáticas es de 86 puntos, superior a la media de la OCDE.

Las chicas españolas exhiben un rendimiento superior en lectura pero inferior en matemáticas en comparación con los chicos. La ansiedad hacia las matemáticas es notable en España, ocupando el sexto lugar en 41 países miembros de la OCDE, revelando un desafío específico en esta área.

En aspectos socioemocionales, los alumnos españoles muestran un alto sentido de pertenencia a sus centros educativos, siendo uno de los países donde la relación con los docentes es mejor valorada. 

Sin embargo, la ansiedad matemática y la relación con los profesores varían entre géneros y niveles socioeconómicos.

A pesar de los desafíos, España destaca en la gestión de la segregación estudiantil, siendo el séptimo país con menor índice de separación por rendimiento académico. El acoso escolar frecuente se sitúa en el 6.5%, cifra inferior a la media de la OCDE, evidenciando un entorno escolar menos propenso a este problema.

El informe PISA subraya la complejidad de los impactos de la pandemia en la educación, con resultados heterogéneos y desafíos específicos en áreas como las matemáticas y la ansiedad asociada. La relativa resistencia de España ante el desplome global destaca la importancia de abordar los factores socioemocionales y promover estrategias pedagógicas eficaces para enfrentar los retos educativos actuales. @mundiario

Comentarios