Si tú eres una de las 16.418 mujeres en situación de riesgo, no le perdones

Campaña sobre la violencia de género.
Cartel sobre la violencia de género.

Cuando te pida perdón, no le creas. No le perdones porque no se siente culpable. Si te ha puesto la mano encima, aunque solo sea una vez, desengáñate, no te quiere.

Si tú eres una de las 16.418 mujeres en situación de riesgo, no le perdones

Cuando te pida perdón, no le creas. No le perdones porque no se siente culpable. Si te ha puesto la mano encima, aunque solo sea una vez, desengáñate, no te quiere. Para él tan solo eres un saco de arena donde descargar la baba de su rabia y frustración. Cuando te diga que es la última vez que lo hace, no te confíes. A no ser que, efectivamente, sea la definitiva porque tú lo has decidido. Será ese día en que abras los ojos y te des cuenta de que convivir con ese canalla no vale la pena.

Cuando te insulte, no le escuches. Tú eres inmensa y fuerte, mucho más que él, precisamente por soportar el calvario que soportas cada minuto permaneciendo a su lado. Que no te minimice, que no te achique. Que no te diga que te lo has ganado. No lo permitas. No hay nadie en el mundo que se lo merezca, ni siquiera él. Hay salida, aunque su sombra que lo acapara todo no te permita verla. Búscala. No tardes ni un minuto más. Cuando escuches sus llaves en la puerta, no  tengas miedo. Haz la maleta y mete en ella toda la entereza que te queda. Escapa de la cueva del lobo. Ten agallas. Denuncia. Grita. Señálalo.

Cuando te pida que vuelvas, no lo hagas. Es una treta. Una trampa. No caigas. Protege a tus hijos si los tienes. Libéralos. Muéstrales que existe otro camino más transitable. Si te dice que no serás capaz, no lo aguantes. Tú puedes con todo, porque lo peor ya lo has pasado. Ahora solo puede ser más fácil. Que no te dé pena. Es un malnacido y te vapulea. Es un delicuente. No hay más vuelta de hoja.

Reconstrúyete, búscate y encuentra la mujer que un día fuiste. Reconcíliate, sí,  pero contigo misma porque tú eres tu mejor amiga. Saldrás adelante porque la vida empuja. Si te amenaza por tu decisión, sé fuerte. Busca ayuda. No te doblegues. No claudiques. No des un paso atrás. Es lo que busca. El refugio no está a su lado. Él es tu enemigo y tienes que entenderlo. Si tú eres una de las 16.418 mujeres en situación de riesgo en España, mira únicamente hacia delante. Y dale un portazo decisivo a la que ya no eres.

Teléfono de ayuda a la mujer maltratada: 016.

Si tú eres una de las 16.418 mujeres en situación de riesgo, no le perdones
Comentarios