Curiosidades: Los términos prueba y demostración se suelen confundir

El uso cotidiano del término prueba, en el sentido de demostración, debería disparar la alarma de las carencias formativas que afectan no sólo a las ciencias puras, sino a muchos ámbitos.
Curiosidades: Los términos prueba y demostración se suelen confundir

105051

¿Hasta dónde influye la educación dogmática?Biblioteca de la Facultad de Derecho y Ciencias del Trabajo Universidad de Sevilla via Compfight

Tal vez sea consecuencia de una educación dogmática, pero se suelen confundir los términos prueba y demostración. Un ejemplo es la llamada “prueba del nueve”, muy bien definida en la próxima edición del DRAE, aunque la docta institución mantiene la acepción de “prueba definitiva”. Esa verificación aritmética “suprimiendo los nueves” detecta todos los casos de operaciones correctas, pero no todos los casos de incorrección. Por lo tanto no es una demostración de la correcta realización de la operación.

El uso cotidiano del término prueba, en el sentido de demostración más que en el de indicio, debería disparar la alarma de las carencias formativas que afectan, no sólo a las ciencias puras, sino a ámbitos jurídicos, sociales y, sobre todo, de la comunicación. Vamos, que hay que evitar echarle la culpa a Excel cuando no cuadre la “teoría” económica que presuntamente explica la situación mundial.

Datos:

•    En la 23ª edición del DRAE la “prueba del nueve” (en inglés, casting out nines) aparecerá definida como «cálculo sencillo que sirve para verificar el resultado de las operaciones aritméticas, especialmente en la multiplicación y en la división, fundado en que el resto de dividir un número por nueve es el mismo que el de dividir también por nueve la suma de sus cifras.» Lo cual mejora ampliamente la actual 13ª acepción de prueba en la 22ª edición del DRAE, que también se va a mantener: «Operación que se ejecuta para comprobar que otra ya hecha es correcta». Pero la nueva edición del DRAE incluirá además, como segunda acepción de “prueba del nueve”, «Esp. prueba clara que confirma la verdad o falsedad de una cuestión debatida». La RAE pone esa marca, Esp., para indicar que es «de uso general en España [pero su] empleo en otros países ha sido expresamente negado por las Academias correspondientes», ligera indicación de que otros hablan mejor el castellano.

•    Incluso Iñaki Gabilondo utiliza esa muy discutible acepción de prueba: «Los desahucios han desenmascarado este sistema. Constituyen la prueba del nueve que nos permite comprobar que la situación es un atropello y un desmán.» [Desahucios, la prueba del nueve video 12/noviembre/2012]. Pero a cambio Amando de Miguel asevera: «seguimos diciendo "la prueba del nueve" como lo más seguro. Es una frase retórica.» [La prueba del algodón y la del nueve 17/octubre/2011, www.libertaddigital.com/]

•    Decían Peter Hilton y Jean Pedersen en Casting Out Nines Revisited [Mathematics Magazine Vol. 54 nº 4 (septiembre/1981), pgs 195-201] que la relación entre la operación aritmética original y la realizada con la “prueba del nueve” es «análoga a la existente entre una hipótesis científica y un experimento diseñado para comprobar la hipótesis. El experimento puede probar la falsedad de la hipótesis, pero nunca puede probar que es cierta»

•    Una cita usual sobre la “prueba del nueve” es el artículo de Michel Ballieu, publicado en el nº 334 de Investigación y Ciencia (julio 2004), La prueba del nueve. Los pitagóricos y los alumnos de primaria, los matemáticos árabes y los algebristas del Renacimiento han aplicado la prueba del nueve. ¿Es una receta mágica? Un interesante artículo de María Luz Callejo de la Vega, Una nueva mirada a “la prueba del 9″, está disponible en la web revistasuma.es/sites/revistasuma.es/IMG/pdf/30/053-058.pdf

•    Escribía Paul Krugman, sobre el artículo de Carmen Reinhart y Kenneth Rogoff Crecimiento en una época de endeudamiento, que éste se había convertido en dogma «entre los autoproclamados guardianes de la responsabilidad fiscal; la afirmación sobre el punto de inflexión [para el crecimiento cuando la deuda pública superase el 90% del PIB] se trató no como una hipótesis controvertida, sino como un hecho incuestionable.» (La depresión del Excel ¿Puede un error en una hoja de cálculo haber destruido casi por completo la economía de Occidente? El País 21/abril/2013)

•    La jornada del 25/abril estaba cargada de fiestas conmemorativas: Día Internacional de la Lucha Contra el Maltrato Infantil, Día Africano de lucha contra el Paludismo (Unesco), Día da Liberdade (Portugal), Anniversario della Liberazione (Italia), Día de la bandera nacional (Swazilandia 1968), Eid Tahrir Sinai (acuerdos sobre el Sinaí, Egipto), Día de las Fuerzas Armadas (Corea del Norte), El Primer Día de Verano (en islandés: sumardagurinn fyrsti, Islandia), Día de los bandera (desde 1948, Islas Feroe), ANZAC Day [desembarco en Gallipoli, 1915](Australia, Nueva Zelanda). En cambio en el 26/abril sólo se recuerda como Día Mundial de la Propiedad Intelectual y de los Mártires de Carral, Coruña (1846) y las del 27/abril/2013 son celebraciones muy de África: Día de la Libertad (estreno de nueva bandera en 1994, Sudáfrica), Día de la Independencia (1960, Togo), Día de la Unión (de Zanzibar y Tanganika en 1964, Tanzania). Nos suena curioso que se haya fijado el 28/abril como Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo, casi en vísperas de la Fiesta del Trabajo, porque olvidamos que en distintas partes del mundo ésta se celebra en otras fechas del año. El 29/abril es el cumpleaños del emperador japonés Showa [Hirohito] y Día Internacional de la Danza (fijada en 1982 por la Unesco conmemorando el nacimiento en 1727 de Jean Georges Noverre, el creador del ballet moderno). A su vez, el 30/abril es St. Bededag en Dinamarca, mientras en Suecia celebran la Víspera de Valborg, también llamada Walpurgisnacht y en los Paises Bajos, desde 1949, es Koninginnedag, cumpleaños de la Reina Juliana, fecha mantenida en 1980 tras su abdicación en su hija Beatriz (nacida el 31/enero/1938; desde 1885 se celebraba el cumpleaños de la reina Guillermina, en el 31/agosto). Pero este año, tras la abdicación de la reina en su hijo de 45 años, se ha hecho coincidir esta fiesta con la entronización del príncipe de Orange como Guillermo-Alejandro I; así desde el próximo año, el cumpleaños real pasará a ser el 27/abril (salvo que caiga en domingo, como en 2014, en cuyo caso se celebrará el sábado anterior). La fiesta, que ya se inicia la noche anterior y es conocida como “fiesta  naranja” por el nombre de la dinastía y su homónimo color, es la más importante del Reino de los Países Bajos, el cual desde 2010 está formado por los Países Bajos (Holanda es sólo una provincia), Aruba, Curaçao y Sint Maarten (además de las islas Bonaire, Saba y San Eustaquio, como municipios especiales).

Curiosidades: Los términos prueba y demostración se suelen confundir
Comentarios