Buscar

MUNDIARIO

Crece la tensión entre Sanidad y la Generalitat tras el incremento de contagios en Lleida

La cifra de hospitalizados en la comarca, que tiene 210.000 habitantes, asciende a 57 y el Gobierno catalán recluta a voluntarios en la red pública para reforzar a este centro sanitario.
Crece la tensión entre Sanidad y la Generalitat tras el incremento de contagios en Lleida
Hospital de Lleida. / Pixabay
Hospital de Lleida. / Pixabay

Maira Perozo

Periodista.

El Ministerio de Sanidad y la Generalitat se enfrentan por el auge de los contagios en Lleida. Al respecto, Fernando Simón, director de emergencias, cuestionó que la Generalitat retrasara el decreto del confinamiento el pasado sábado.

Sin embargo, desde el Govern consideran que llevan el control de la situación y están al tanto del avance y las mas medidas tomadas. "No se puede gobernar desde un despacho a 600 kilómetros”, respondió ante el cuestionamiento de Simón la Consejería de Salud.


Quizá te pueda interesar

Sólo el 5,2% de los españoles han desarrollado anticuerpos frente al virus


Simón considera que: “es un acto valiente. A mí me hubiera gustado que la tomaran antes”. “En general, se están controlando correctamente pero hay algunos que están adquiriendo un volumen, un número de casos muy por encima de lo deseable”, añadió.

El cuestionamiento de ambos sectores, llega desde el viernes, tras la instalación de un hospital de campaña junto al de la ciudad de Lleida, el Arnau de Vilanova. Precisamente en la UCI del centro había ayer ocho ingresados por coronavirus, dos más que el viernes y el doble que hace 10 días.

En concreto, la cifra de hospitalizados en la comarca, que tiene 210.000 habitantes, asciende a 57 y el Gobierno catalán recluta a voluntarios en la red pública para reforzar a este centro sanitario. Este lunes el número de brotes en el Segrià ha saltado de siete a 14 en una semana.

En esa línea, la Generalitat anticipó que espera que los casos sigan creciendo en los próximos días y no descarta endurecer el confinamiento y obligar a los vecinos de la zona a permanecer en sus domicilios.

Asimismo, el de Lleida es el más notable de los episodios en los que el SARS-CoV-2 avanza en España y con cada medida de control que el virus logra surfear se genera mayor preocupación entre los expertos. De hecho, la situación ha obligado a confinar también a otras 80.000 personas en la zona costera de A Mariña (Lugo).

Por su parte, el jefe de servicio de Epidemiología de Lleida, Pere Godoy, considera que cuando la curva epidemiológica se empina, “cuesta mucho” hacerla bajar. En el País Vasco han desplegado todos los mecanismos para evitar que los siete casos diagnosticados en Gipuzkoa sin otro vínculo epidemiológico que haber acudido a una zona de bares de Ordizia tome cuerpo. También preocupan los pequeños brotes en zonas como Granada (con ocho focos, aunque la cifra está estabilizada desde el viernes) o en Albacete, donde un edificio ha sido confinado tras detectarse en él nueve casos. No obstante, los expertos avizoraban los rebrotes tras el fin del estado de alarma.

Una situación similar se vivió en cuatro comarcas vecinas de Aragón —tres en Huesca y una en Zaragoza—, donde hubo un importante repunte el pasado fin de se mana, hasta sumar 41 casos hasta un total de 410. Desde entonces, Aragón decretó el regreso a la fase 2 de la desescalada hace dos semanas. @mundiario