Con Xesús Alonso Montero, Galicia recupera al maestro incorruptible del pueblo

Carlos Etcheverría y Xesús Alonso Montero, retratados por Xurxo Lobato.
Carlos Etcheverría y Xesús Alonso Montero, retratados por Xurxo Lobato.
Cuánto hubieran disfrutado muchos de los que ya no están entre nosotros: Isaac Díaz Pardo, Sergio Vences y tantos otros convencidos republicanos con los que compartimos afanes y proyectos.
Con Xesús Alonso Montero, Galicia recupera al maestro incorruptible del pueblo

Poco después de las 14 horas de este sábado, la Real Academia Gallega elegía a su 12º presidente, Xesús Alonso Montero. Desde que en 1906 fuese elegido el que sería su primer presidente, Manuel Murguía, la institución ha cumplido sus funciones con gran esfuerzo y no menor eficacia. Salvo las primeras décadas ominosas del franquismo, fue baluarte no solo de la defensa de la lengua sino de la cultura de Galicia.

Cien años después, el de Ventoselo, catedrático de Lengua gallega, un hombre de letras, filólogo, poeta, ensayista y amante de su tierra, toma el relevo en la dirección de tan importante organismo. En su larga trayectoria de irritante coherencia, sobresalen valores siempre escasos: humanista, racionalista, laico, amparador de los débiles. De convicciones firmes y profundas.

Por su ideología marxista -autodefinido como comunista-, recibió no pocas críticas y el rechazo y veto de sus enemigos de opuesto pensamiento. Nunca cedió al chantaje o la lisonja.

Galicia recupera hoy al maestro incorruptible del pueblo, al formador de tantas generaciones, al animoso filósofo que enseña y practica, reconociéndole su impecable curso vital que ha mantenido contra viento y marea.

Entre los miembros de la junta directiva figuran nombres ilustres, pero sobre todo personas libres, que obran de acuerdo a sus convicciones con acreditada fuerza y vigor, como la periodista y escritora Margarita Ledo o el teólogo Torres Queiruga. Con tan buena compañía se abre para la RAG un futuro venturoso libre de odiosos señores y traidores.

Por razón de conocimiento me consta que hoy será un gran día para todos los gallegos, para todos sus amigos, que saludan con gratitud y entusiasmo el nombramiento que se da al hombre probo, generoso y altruista que hace de su vida un ejemplo para los demás. Cuánto hubieran disfrutado muchos de los que ya no están entre nosotros: Isaac Díaz Pardo, Sergio Vences y tantos otros convencidos republicanos con los que compartimos afanes y proyectos.

Larga vida. Salud y República.

Con Xesús Alonso Montero, Galicia recupera al maestro incorruptible del pueblo
Comentarios