Buscar

MUNDIARIO

¿Cómo podemos evitar el cáncer de mama?

El cáncer de mama es una enfermedad asintomática o silenciosa, muy frecuente en la mujer, y su prevención es posible.

¿Cómo podemos evitar el cáncer de mama?
Cuando una mujer detecta algún signo o síntoma debe consultar inmediatamente al especialista.
Cuando una mujer detecta algún signo o síntoma debe consultar inmediatamente al especialista.

Firma

Juan José Prieto

Juan José Prieto

El autor, JUAN JOSÉ PRIETO, es colaborador de MUNDIARIO y farmacéutico en Tres Algarrobos, en la Provincia de Buenos Aires (Argentina). @mundiario

El cáncer de mama es una ECNT -Enfermedad Crónica No Transmisible- que se origina por la multiplicación rápida y desordenada de las células mamarias; es el tumor maligno más frecuente en la mujer.

Incidencia

Es el más común, y representa el 16%, de todos los cánceres femeninos; es más frecuente después de los 50 años y solo se presenta en el 1% de los hombres. En Argentina, se calcula que 1 de cada 8 mujeres puede desarrollarlo, detectándose entre 15.000 a 20.000 nuevos casos por año. A pesar de todos los conocimientos y avances, la incidencia está aumentando debido a varios factores:

> mayor esperanza de vida,

> aumento de la urbanización,

> mayor edad del primer embarazo,

> menor número de partos,

> acortamiento de la lactancia,

> incremento del estrés,

> aumento del sedentarismo, tabaquismo, alcoholismo y una alimentación deficiente: rica en azucares y  grasas o pobre en fibras y alimentos bioactivos; estos factores de riesgo conducen a las enfermedades adyacentes -sobrepeso y obesidad- que son la transición a las ECNT -Enfermedades Crónicas No Transmisibles-, entre ellas el cáncer de mama.

Como todas las ECNT su posibilidad de prevención es muy grande mediante cambios en el estilo de vida. Por ejemplo, una estrategia es reemplazar el alto consumo de carnes rojas y de productos lácteos por el pollo, pescado, nueces y legumbres; elevar el consumo de frutas y vegetales debido a la presencia de antioxidantes cuyos efectos son protectores; el alcohol combinado con el tabaco aumenta el riesgo de padecer esta enfermedad. También, es esencial mantener niveles altos de actividad física ya que disminuye la posibilidad de contraer la enfermedad; ejercitarse durante la adolescencia y la madurez reduce significativamente el riesgo de contraer la dolencia. Además, la lactancia materna tiene un efecto protector.

A los anteriores factores de riesgo se le deben sumar los factores genéticos o no modificables, como por ejemplo ser mujer, la edad (la posibilidad de desarrollar cáncer de mama aumenta con los años), los antecedentes familiares o genéticos multiplican el riesgo por dos o por tres y los factores reproductivos, asociados a una exposición prolongada a los estrógenos endógenos, como una menarquía precoz -primera menstruación- o una menopausia tardía figuran entre los factores de riesgo más importantes del cáncer de mama. Tener un factor de riesgo implica que la posibilidad de desarrollar la patología es mayor.

Prevención

Esta es una enfermedad asintomática o silenciosa, cuya prevención se puede dividir en dos:

La prevención primaria, a través de la reducción de los factores de riesgo mencionados anteriormente, y la prevención secundaria, que consiste en la detección o diagnóstico precoz de la enfermedad, mediante la realización de estudios mamarios de control y la mamografía anual; el fin supremo es mejorar el pronóstico, y así aplicar terapias menos agresivas que favorezcan la supervivencia, u obtener mejores resultados. La detección precoz representa la piedra angular para controlar el cáncer de mama.

La Sociedad Argentina de Mastología recomienda realizar una mamografía, en forma anual a partir de los 40 años, en las mujeres que no tienen antecedentes en su familia; y en caso de tenerlos, se sugiere iniciar los controles 10 años antes de la edad de presentación en el familiar. Conocer los primeros signos y síntomas facilitan el diagnóstico y el tratamiento temprano:

> el signo más frecuente es la palpación de bultos, nódulo o dureza en la mama;

> hay otros síntomas de menor presencia, como retracciones o hundimientos en la piel o el pezón, enrojecimiento a nivel de la piel de la mama -venas dilatadas-, descamación del pezón o contornos irregulares, el derrame de sangre por el pezón y la palpación de un bulto en la axila.

El cáncer de mama es el más común, y representa el 16%, de todos los cánceres femeninos; es más frecuente después de los 50 años

Cuando una mujer detecta alguno de estos signos o síntomas debe consultar inmediatamente al especialista.

Agresividad del tratamiento

El tratamiento implica efectos sobre lo físico y lo psicológico -imagen femenina-

> el tratamiento quirúrgico implica extirpar una parte o toda la mama (mastectomía); aunque en la mayoría de los casos existe la posibilidad de realizar una cirugía de reconstrucción mamaria, la cual puede llevarse a cabo en el mismo momento de la mastectomía, minimizando así las secuelas físicas y psíquicas de ésta;

> la quimioterapia tiene efectos indeseables, como la pérdida temporal del cabello;

> en la actualidad, los avances científicos crecen año a año, aumentando el porcentaje de supervivencia y utilizando tratamientos menos agresivos.

El cáncer de mama es una ECNT -Enfermedad Crónica No Transmisible-  que se origina por la multiplicación rápida y desordenada de las células mamarias

El cáncer de mama es el más común, y representa el 16%, de todos los cánceres femeninos; es más frecuente después de los 50 años

Orden de prioridades para un mejor diagnóstico:

1. realizar una mamografía, esta permite la detección temprana del cáncer; la mamografía, es el único método de cribado que puede reducir la mortalidad por cáncer de mama en un 20% - 30% en las mujeres de más de 50 años en los países de altos ingresos; el único inconveniente es que es una técnica que absorbe muchos recursos.

2. el autoexamen mamario es complementario, no es un método de cribado y nunca reemplaza a la mamografía ya que, a diferencia de ésta, no permite la detección temprana del cáncer de mama; pero si vuelve a la mujer más responsables de su propia salud. En consecuencia, se la recomienda para fomentar la toma de conciencia entre las mujeres en situación de riesgo.

Como todas las ECNT su posibilidad de prevención es muy grande mediante cambios en el estilo de vida

Como todas las ECNT su posibilidad de prevención es muy grande mediante cambios en el estilo de vida

Tasas de supervivencia

Estas varían mucho en todo el mundo, van desde el 80% o más, hasta el 40%; y esto depende de la presencia de campañas sanitarias, de programas de detección precoz o por la falta de servicios adecuados de diagnóstico y tratamiento.

Actualmente se puede inferir que la curación se da en el 100 % de las pacientes, especialmente en los casos de diagnósticos precoces. Realiza tu control anual, no hay mejor medicina que la detección temprana.

Fuente: OMS