La catástrofe del cambio climático es cada vez más real

Representación del calentamiento global. RR SS
Calentamiento. / Wikipedia

Con las recientes acciones del Presidente de los Estados Unidos, la comunidad científica se ha visto inquietada por el porvenir de la Tierra y por lo tanto de la humanidad. El clima del planeta es un fenómeno real que está cambiándolo todo y no se está haciendo lo suficiente para evitarlo.

La catástrofe del cambio climático es cada vez más real

Los últimos 16 años han sido los más calurosos de los que se tengan registro y el pasado 2016 tocó su punto más alto, la NASA mostró el deshielo del ártico, el dióxido de carbono está en 403, 28 partes por millón, la temperatura ha subido 1 grado y medio, el hielo terrestre está desapareciendo a un ritmo de 13,4% y el nivel del mar sube a 3.4 milímetros por año, a pesar de todo estos datos y más el presidente Trump ha censurado a los científicos y ha congelado los recursos.

 

¿La humanidad tiene la culpa?

La respuesta más sincera es sí, desde hace siglos el ser humano se pasea por la Tierra contaminando sin tan siquiera importarle, solo hay que recordar la época de la  Reina Victoria del Reino Unido, en donde la sobrepoblación inundaban las calles de Inglaterra y creaban masas de excremento y residuos que cubrían las calles.

Sumado a eso, estaban las toneladas de residuos que dejaban los ganados y cabalgaduras que se paseaban. Quien resultó más perjudicado, fue el rio Támesis, que vivía lleno de estiércol y residuos que las personas tiraban para deshacerse de la basura de una manera fácil. Al gobierno de Inglaterra le hicieron falta unos 50 años y millones invertidos para poder recuperarlo.

Aunque en los últimos años el humano ha aprendido a ser más limpio, eso no evita que siga contaminando de otras maneras, ejemplo de ello son los gases invernaderos, provenientes de nuestros transportes, las grandes industrias y del sector ganadero.

Contamianción

Contaminación del Lago de Maracaibo en Venezuela. / Wikipedia

De igual forma, el humano es muy bueno construyendo y acabando con grandes parcelas de tierra que eran habitadas por distintos ecosistemas, se estima que se pierden 24 millones de suelo fértil al año, así mismo somos conscientes del impacto que tienen los aerosoles en la capa de ozono, pero eso no evita que los sigan produciendo y que sigan siendo muy utilizados.

¿Qué están haciendo los gobiernos?

En 2016, 195 países se reunieron en la Cumbre del Clima de París, para firmar un acuerdo en el que planeaban frenar el aumento de la temperatura, el acuerdo consiste en que todos los involucrados debían de frenar las emisiones de gases contaminantes, de igual forma los países desarrollados debían de invertir un aproximado de 100.000 millones de dólares anuales para la lucha en contra del calentamiento.

Este acuerdo fue muy importante porque por fin confirmaban la existencia del cambio climático, algo por lo que muchos científicos luchaban y los políticos se negaban a prestar atención, además se consolidó como una verdad la culpa del ser humano en el desastre climático que se ha desencadenado.

Así mismo el acuerdo debería de entrar en vigor en 2020 a partir de las propuestas presentada por todos los países, pero ahora con el reciente recorte del presidente Trump y su orden de mantener todo oculto, es difícil saber cómo llegará Estados Unidos y el mundo al 2020.

 

No es menospreciar los esfuerzos que harán las otras naciones, pero es bien sabida la importancia que tienen las agencias estadounidenses en la lucha en contra del cambio climático. Las agencias americanas de ambiente, clima o agricultura siempre mantuvieron sus datos al público y eran una referente para mantearse informado, una manera de pasar la información y ver que hacían otros con ella, pero parece que eso ya no será.

Cuando el ciencia y el conocimiento es ocultado, viene la desinformación y la ignorancia, ya el humano es bastante malo cuidando el ambiente y apenas estaba tomando consciencia de lo que puede pasar si no lo cuidamos, ahora sin estar plenamente informados, las cosas podrían ponerse feas.

Grandes desastres naturales pueden ocurrir, como inundaciones, deforestación, incendios, el desprendimiento de los bloques de hielo, huracanes, hambruna, ciudades sumergidas, sequía; un mundo apocalíptico en el que la Tierra se vengaría de los humanos que tanto la ha maltratado.

La catástrofe del cambio climático es cada vez más real
Comentarios