Carita redonda arrugada por el sol: las manitas pequeñas que me daban calor

Pañuelo.
Pañuelo.

"Ayer olvidaste tu pañuelo negro abuelita y llovía. Apenas podía escuchar tu voz…, tu vocecilla". Nuevo poema en MUNDIARIO de esta escritora y colaboradora.

Carita redonda arrugada por el sol: las manitas pequeñas que me daban calor

"Ayer olvidaste tu pañuelo negro abuelita y llovía. Apenas podía escuchar tu voz…, tu vocecilla". Nuevo poema en MUNDIARIO de esta escritora y colaboradora.

Carita redonda arrugada por el sol.

Las manitas pequeñas que me daban calor.

¡Qué grandes eran tus abrazos!

…y tus brazos bajo el edredón.

La hucha rota para comprar palomitas,

zapatitos de charol blanco con pajaritas.

Cenas de maizena, chocolate y "el cante" de coplillas,

caracolas de ganchillo…, la abuelita perronillas. 

Ayer olvidaste tu pañuelo negro abuelita y llovía.

Apenas podía escuchar tu voz…, tu vocecilla.

Sonaba quebrada a lo lejos, vacía.

El eco inmenso de tu tristeza me lo impedía.

Carita redonda arrugada por el sol: las manitas pequeñas que me daban calor
Comentarios