Evitar las masacres ¿armando a los profesores?

Donald Trump, presidente de EE UU, durante su encuentro con las víctimas de la masacre del 14 de febrero. RR SS.
Donald Trump, presidente de EE UU, durante su encuentro con las víctimas de la masacre del 14 de febrero. / RR SS.

Utilizar y comprar armas en EE UU es legal. Muchos no comprenden por qué sigue siendo así tras presenciar varias matanzas masivas y que varias de estas fueran en centros educativos, la última de ellas, el pasado 14 de febrero en Florida.

Evitar las masacres ¿armando a los profesores?

Parece que jamás terminará el debate entre los estadounidenses y el uso de legal de las armas. EE UU es un país donde comprar armas es igual que comprar leche, cualquiera puede hacerlo. Esto ha sido un tema de debate durante años, pero en los últimos tiempos el debate se ha convertido en un enfrentamiento entre los que piden a gritos que se legisle el uso de las armas y lo que defienden un derecho que aparece en su Constitución, específicamente, se trata de la Segunda Enmienda que reza los siguiente: “Siendo necesaria una milicia bien ordenada para la seguridad de un Estado libre, el derecho del Pueblo a poseer y portar armas no será infringido”.

El último tiroteo que alarmó a la sociedad estadounidense fue el ocurrido el pasado 14 de febrero en un instituto de Florida en donde fallecieron unas 17 personas a manos de un exestudiante del centro educativo que llegó armado con un rifle y dispuesto a acabar con la vida de varios inocentes. Esto puso en tela de juicio –de nuevo- el porte y uso legal de las armas. Es difícil que en la sociedad estadounidense acuerden este punto porque estarían atentado contra uno de sus derechos más antiguos y arraigados.

Esta semana el presidente estadounidense se reunió con distintos sobrevivientes de la masacre, en donde propuso algo un poco descabellado: armar a los profesores para asegurarse de que estos tiroteos no ocurran… al menos en los centros educativos. El mandatario dejó ver la posibilidad de entrenar a los maestros en el manejo de las armas y permitir que ellos las porten de los centros educativos.

 

“Eso se llama porte oculto. Así un maestro llevaría una pistola oculta consigo, irían a recibir un entrenamiento especial y estarían allí”, dijo Trump durante el encuentro con los sobrevivientes del tiroteo en la secundaria Marjory Stoneman Douglas, de Parkland, Florida. “Si ustedes tuvieran maestros expertos en armas de fuego ellos bien podrían poner fin al ataque rápidamente”.

El presidente pidió a los asistentes que señalaran si estaban o no de acuerdo con la idea y claro está, hubo más rechazos que apoyos. La propuesta no es nueva, la Asociación Nacional del Rifle (NRA) ya había dejado entrever esta posibilidad que no ha terminado de calar entre la sociedad estadounidense.

Otra propuesta que si agradó, fue la de empezar a endurecer los procesos de revisión para las personas que compran armas. Cuando ocurrió la masacre el presidente expresó que las personas que realizaban este tipo de actos tenían problemas mentales, por lo que es necesario identificarlos cuanto antes. “Vamos a hacer revisiones de antecedentes muy fuertes, a poner mucho énfasis sobre la salud mental de las personas y vamos a hacer muchas otras cosas”, señaló el presidente que se reunirá en los próximos días con los Gobernadores de la mayoría de los estados para empezar a fortalecer la situación de las escuelas. “Vamos a tomar las mejores ideas, las más importantes… y las vamos a ejecutar. No va a ser solo hablar como ha sido en el pasado”.

 

Tanto los familiares de las víctimas, como los sobrevivientes tuvieron mucho que decir durante el encuentro. “Estamos aquí porque mi hija no tiene voz. Fue asesinada la semana pasada y nos fue arrebatada. Recibió nueve disparos. Nosotros, como país, le fallamos a nuestros niños”; dijo Andrew Pollack, padre de Meadow, una de las 17 víctimas.

Por su parte, Sam Zeif, uno de los sobrevivientes, no dudó en hacer ver su rechazo hacía la fácil compra de las armas en EE UU: “No entiendo por qué puedo ir a una tienda y comprar un arma de guerra, un AR (un tipo de rifle)”, y agregó sollozante que “no permitamos que esto ocurra de nuevo, por favor, por favor”.

No sabemos si en esta ocasión, EE UU empezará a tomar medidas más fuertes, lo que sí sabemos es que en varias partes de la nación como Washington D.C., Chicago, Tallahassee, Arizona, Colorado, Iowa y Pittsburgh, miles de jóvenes salieron a protestar de forma espontánea contra la legislación que protege el uso y porte de armas en EE UU, impulsando el movimiento #NeverAgain. Para el próximo 14 de marzo –cuando se cumple un mes de la matanza- está prevista una marcha masiva que pretende hacer presión para que los legisladores empiecen a trabajar en el tema. @mundiario

 

Evitar las masacres ¿armando a los profesores?
Comentarios