El TSE interrumpe el conteo de votos y Bolivia apunta a celebrar segunda vuelta de sus elecciones

Papeleta electoral de Bolivia. / Twitter
Papeleta electoral de Bolivia. / Twitter
La autoridad electoral desata las críticas de la oposición mientras Evo Morales celebra los resultados pese a la caída de votos. Carlos Mesa, presidente a quien hizo renunciar hace 14 años, será su rival en la segunda vuelta.
El TSE interrumpe el conteo de votos y Bolivia apunta a celebrar segunda vuelta de sus elecciones

Bolivia ha quedado en el aire luego de que se anunciaran los resultados parciales de las elecciones dominicales. De acuerdo al primer adelanto estadístico, Evo Morales habría perdido una fuerte tajada de votos, por lo que tendría que irse a segunda vuelta con Carlos Mesa, el expresidente y principal rival del actual mandatario. Morales cuenta con un 45,7% de los votos contra un 37,8% de Mesa, esto tras haberse contabilizado ya el 84% del total de los sufragios. El Tribunal Supremo Electoral (TSE) interrumpió el conteo sobre las 20.00 del domingo a raíz de un conflicto entre la transmisión de datos del órgano central y de los tribunales departamentales, cita El País.

El expresidente alzó la voz contra este contratiempo. "Una vez más el Tribunal Supremo Electoral incumple su palabra. Su compromiso era darnos el 100% de los resultados del cómputo total de los votos del país a través del mecanismo llamado TREP [Transmisión de Resultados Electorales Preliminares]", dice en un vídeo que compartió en sus perfiles de redes sociales. "No vamos a permitir que se manipule un resultado que obviamente nos lleva a segunda vuelta", prosigue. De igual forma, la misión de observación despachada por la Organización de los Estados Americanos lamentó este retraso en su cuenta de Twitter, exigiendo al TSE que explique "por qué se interrumpió la transmisión de resultados preliminares" y que "el proceso de publicación de los datos del cómputo se desarrolle de manera fluida".

Morales, por su parte, no se inmutó en mencionar este problema y, frente a sus seguidores, llegó a celebrar los resultados preliminares, que de cualquier forma reflejan que perdió un 18% de votos en relación a 2014. "Igual el pueblo boliviano se ha impuesto para continuar con el proceso de cambio", proclamó. "Vamos a esperar hasta el último escrutinio del voto nacional para seguir y continuar con nuestro proceso de cambio", prosiguió. El presidente volvió a concurrir en las eleciones pese a haber perdido un referéndum sobre reelección indefinida hace tres años y luego de que la misma autoridad electoral lo volviera a habilitar como presidenciable.

Las denuncias de Mesa se unen a las acusaciones que hizo durante su campaña. Ya la mayoría de partidos de oposición y rivales políticos del actual presidente denunciaban desde hacía días la posibilidad de que hubiera fraude electoral. El mismo Mesa, de hecho, lo repitió durante la misma jornada electoral. En una entrevista a El País explicó estar listo "para todos los escenarios electorales que se puedan producir", una insinuación a lo que terminó pasando.

De confirmarse los resultados, tendrá que sentarse a negociar con partidos de ideologías totalmente opuestas. Eso sí, hay quienes ya le han tendido la mano, como Óscar Ortiz. "Los bolivianos han decidido que quien enfrente a Evo Morales en segunda vuelta sea Carlos Mesa y nosotros apoyaremos esa decisión sin reserva ni condiciones", dijo el candidato de Unidad Democrática. Otro que se mostró disponible fue Chi Hyung Chung, pastor prebisteriano de tintes ultraconservadores. Mesa y Morales se enfrentarán tras una primera vuelta, algo que no pasaba desde 2002, aunque en aquel entonces fue el Parlamento el que decidió todo. @mundiario

El TSE interrumpe el conteo de votos y Bolivia apunta a celebrar segunda vuelta de sus elecciones
Comentarios