Terminado el filón del ladrillo, los especuladores buscan dinero rápido en el negocio del hambre

Resurge el problema de los precios agrícolas / FAO.
Resurge el problema de los precios agrícolas / FAO.
Hay instituciones concretas: bancos, fondos de pensiones e inversión, que actúan en los diversos mercados de valores y en el comercio, según alerta esta analista de MUNDIARIO en su nuevo artículo.
Terminado el filón del ladrillo, los especuladores buscan dinero rápido en el negocio del hambre

Existe una crisis silenciosa culpable del aumento del hambre y que

además tiene un valor negativo para la agricultura. Es uno de los más

desconocidos enemigos de la humanidad: la especulación alimentaria.

En todo el mundo, y en particular en los países pobres están

aumentando de modo exponencial los precios de los alimentos.

Consecuencia: mil millones de personas padecen hambre. En tan solo

unos pocos años, el mercado mundial de alimentos, que era estable y

presentaba precios bajos, se ha convertido en un mercado turbulento.

Unos pocos miles de especuladores internacionales, sin ninguna clase

de ética se enriquecen a costa de la mayoría de la gente, provocando

tremendos daños. El incremento especulativo de los precios de los

productos alimentarios básicos no es ejercido por alguien anónimo.

Hay instituciones concretas: bancos, fondos de pensiones e inversión,

que actúan en los diversos mercados de valores y en el comercio. Una

vez terminado el filón del ladrillo, los especuladores buscan en el

negocio del hambre una nueva manera de ganar dinero rápido.

El informe de la FAO que aconseja comer insectos para combatir el

hambre, independientemente de las virtudes nutritivas en proteínas,

materias grasas y minerales y, a pesar de que en otras latitudes está

plenamente extendida, no es solución.

Hay que devolver a los pueblos la soberanía alimentaria: la capacidad

de decidir sobre qué y cómo se produce, distribuye y consume.

Termino con una reflexión de Cicerón: "La agricultura es la profesión propia del sabio, la más adecuada al sencillo y la ocupación más digna para todo hombre libre".

Terminado el filón del ladrillo, los especuladores buscan dinero rápido en el negocio del hambre
Comentarios