La sexualidad es más un factor hormonal que de adoctrinamiento

Gays.
Pareja.
¿A quien se le habrá ocurrido poner el "Día de la Salud Sexual" que apoya el PSOE en el día de San Valentín? ¿Y a que salud sexual se refieren?
La sexualidad es más un factor hormonal que de adoctrinamiento

Si vemos el cartel no parece que tenga mucho que ver con la salud o con enfermedades venéreas de transmisión sexual, sino que relaciona la salud mental que identifican el PSOE y Podemos con la libertad de elegir el tipo de relación que quieren tener  los niños cuando sean mayores porque no creo que se trate de empujarlos a los diez años a comenzar sus actividades de pareja ¿o sí? Lo cierto es que en dicho cartel aparecen cuatro tipos de parejas posibles. En el centro las lésbicas e interraciales, en un extremo un hombre mayor con otro joven, y ya en pequeño una hetero en el otro extremo. 

Cartel del PSOE.

Es evidente que la izquierda pesca votos en un territorio donde matizar hoy sobre la homosexualidad o el feminismo está muy mal visto y por eso surgen las actitudes excluyentes que atacan y destruyen cualquier idea que no sea radical, y conste que nos referimos aquí a la izquierda en el poder en España porque hay muchos socialistas que piensan de otra forma como tambien lo hacen los comunistas de Portugal, por ejemplo. Quizás no deberíamos preocuparnos porque el adoctrinamiento no conforma la sexualidad sino que como decía Eduard Punset, somos nuestro cerebro y en él está la hipófisis que regula la producción de hormonas de varios órganos y si algo está claro es que las hormonas son las que marcan el comportamiento sexual y otros muchos más. Es cierto que una persona, aún sin excluir al sexo contrario, puede sentirse atraído o incluso enamorarse de alguien de su mismo sexo, pero en otros muchos casos el comportamiento vendrá forzado por las hormonas. Así veremos como muchas personas pasan etapas donde aparece ginecomastia, un crecimiento de las mamas que suele suceder en la adolescencia y en la vejez precisamente por alteraciones hormonales. La sexualidad en gran parte de los casos viene determinada por la proporción de testorerona y de estrógenos, y de hecho es frecuente en homosexuales tomar hormonas para cambiar factores secundarios y afirmarse. Visto así no deberíamos preocuparnos si no fuese porque si explicamos a los niños lo que ellos deberían descubrir cuando les llegue el momento, podrían sentirse presionados a realizar actos que no desean.

En cualquier caso el Estado lo que debería proteger, al igual que sucede en los demás países desarrollados, es la familia que se forma para procrear y perpetuar la especie, especialmente ayudando a que los hijos no sean una carga que dificulte el desarrollo laboral, todo sin el más mínimo menoscabo de los derechos de todas las parejas y relaciones que deben ser igualitarios y no discriminatorios, que es lo que daberían aprender los niños, a respetar y no a elegir caminos con su cabeza porque hay cosas como la supervivencia de la especie o de la persona, que es instintivo y suele venir en los genes.

Cuesta entender que aún haya gente en la izquierda que siga viendo el adoctrinamiento como una opción para imponer algo de lo que está segura es lo bueno para todos. Los partidos marxistas, socialistas y comunistas, crearon en su día como lo más urgente, las Casas del Pueblo que se abrieron por toda España. Allí se enseñaba la realidad, cómo Rusia había conseguido universalizar la educación o la sanidad y como se acercaba el paraíso a la vida cotidiana con más y más derechos del proletariado, pero lo que nunca enseñaron era que al enemigo se le exterminaba, que había checas, unas cárceles crueles, como se enviaba al disidente a Siberia o como simplemente se le mataba de hambre, y es que en una dictadura solo tienen derechos los que el poder dictamine, algo que descubrió aquel libro "Archipiélago Gulag" logrando que el socialismo abandonase el marxismo pese a que ahora se haya vuelto a juntar con él comunismo que solo ha abandonado a Lenin.

Está bien hablar de la salud sexual y de sexualidad pero con imparcialidad a la edad que corresponda por madurez y sin adoctrinar. La sociedad no tiene hoy nada contra el colectivo LGTB y estamos todos de acuerdo en que el sexo no debe discriminar en cuanto a derechos, obligaciones y oportunidades, algo que reconoce la Constitución, pero eso no puede llevar a que los homosexuales dominen las televisiones y el porcentaje de ellos en pantalla es muy superior al de la sociedad y lo mismo en la industria del cine donde nos muestran como habitual comportamientos que no lo son. Lo mismo que antes vendía un desnudo ahora vende una escena de sexo lésbico, por ejemplo. La sociedad no quiere exclusión pero tampoco proseletismo, solo normalidad. Las leyes deberían seguir la evolución de las costumbres pero no dirigirnos a gusto del poder como hicieron Hitler, Stalin o Mao. @mundiario

La sexualidad es más un factor hormonal que de adoctrinamiento
Comentarios