¿Saben los dirigentes de gobiernos, parlamentos y judicatura para qué sirve la política?

Para que cualquier empresa o proyecto tenga éxito, y que este pueda ser medido objetivamente, es imprescindible establecer, previamente, cuál es la meta y las posibles rutas para llegar.

¿Saben los dirigentes de gobiernos, parlamentos y judicatura para qué sirve la política?

Para los estudiosos del tema, desde la antigüedad, la meta es clara: conseguir la felicidad de la mayoría, más modernamente se ha moderado el gran objetivo, dejándolo en un simple bienestar. Otro tema que tiene menos consenso son las rutas a seguir, para una mayoría el fin de la felicidad, o del bienestar, es un proyecto colectivo ya que el bien de un individuo no es compatible con el absoluto antagonismo el de los otros individuos que forman parte de su comunidad. Para los menos estudiosos la prueba irrebatible del nueve de esta afirmación la pueden buscar en la comunidad de propietarios de su vivienda.

En una mayoría de países se ha optado por la democracia como el mejor sistema para  conciliar intereses, en Europa y en España el uso, como argumento de autoridad, de que lo que se hace por todos los poderes políticos, ejecutivos, legislativos y judiciales, se hace basado en la voluntad democráticamente evidenciada por los ciudadanos, se ha convertido en un hábito.

Y el problema de las dudas, sobre si los dirigentes conocen cual es su papel, surge precisamente por el uso y el abuso de ese argumento, para justificar normas legales, medidas ejecutivas y sentencias judiciales que manifiestamente van en contra de la felicidad o del bienestar de una gran mayoría de los ciudadanos, de los que reclama esa voluntad democrática.

¿Puede ser una meta la magnitud de una prima de riesgo? que solo es  de interés para quien compra deuda pública, con el dinero que entre todos le hemos prestado a un precio mucho menor que el que ellos reciben, o, el crecimiento de la deuda pública, cuyo mayor componente es el de la transformación en público de lo que antes era proyecto privado fallido. Evidentemente no. Tampoco es una meta éticamente aceptable, para la mayoría, la mejora de la productividad de una empresa por la caída brutal de los salarios de sus trabajadores, o un balance más favorable de las cuentas de la Administración por la pérdida del grado de educación o salud de sus administrados.

Cuando por todos los medios y desde todas la instancias oficiales, nacionales o supranacionales, se repiten, hasta la nausea, los mensajes de  que vamos en la buena dirección, hay que ser conscientes que en estos últimos años, la posible meta de la felicidad o del simple bienestar se ha ido alejando, es decir que la dirección seguida es la contraria al logro de esa meta. La vida de los ciudadanos y de las naciones no está determinada, se hace tomando decisiones y las decisiones tomadas indican que nuestros dirigentes no parecen saber hacia dónde nos impulsan, o lo que es peor quizá si lo saben y nos intenta llevar hacia unos valores determinados, no precisamente por voluntad democrática, teóricamente recogida en los programas electorales que incumplen sin rubor moral.

Para Aranguren el  asunto estaba claro: Cualquier proyecto de vida, individual o colectivo, se configura necesariamente en torno a unos ideales, o valores, que, finalmente,  o son éticos o están contra la ética. Mal estaría que nuestros dirigentes se equivoquen porque no conocen el motivo último que justifica su existencia, peor que hagan lo que están haciendo estos últimos años a sabiendas.

¿Saben los dirigentes de gobiernos, parlamentos y judicatura para qué sirve la política?
Comentarios