Rita Barberá siempre será el ninot indultado del Gobierno de Mariano Rajoy

Rita Barberá, caricatura de Kikelín/ Kikelín
Rita Barberá. / Kikelín

La sociedad debe sentir lástima por Rita Barberá, por esos imputados y corruptos que la política española ha embarcado sin piedad en su balsa de Medusa.

Rita Barberá siempre será el ninot indultado del Gobierno de Mariano Rajoy

Me da una lástima enorme lo de Rita Barberá y lo de todos esos corruptos e imputados de nuestros tiempos recios. Están hundidos, arrasados, vacíos y merecen nuestras oraciones, porque su hundimiento, su fracaso, no resplandecerá jamás. Serán algo tan hueco y siniestro como el olvido.

Rita Barberá es el ninot de Mariano Rajoy, el ninot indultado, una dama de hierro venida a menos que condujo a la ciudad de Valencia a ese símbolo genuino de progreso cultural y económico, pero que estaba completamente vacío, vacío de todo, mimado desde la endogamia, el clientelismo y el pelotazo.

Rita Barberá es el estadio del Valencia Club de Fútbol, ruinoso, inacabado, sombra de un abolengo y un pedigrí que nunca existió. Rita Barberá es la Ciudad de las Artes y las Ciencias, un edificio consciente de una magnitud hueca que enferma de lepra delante de los ojos de todos los valencianos. Que Rita iba a causar baja en el PP y que iba a seguir aferrada al Senado no es ninguna sorpresa. Forma parte de esa hoja de ruta que Rajoy y sus acólitos han trazado para estos siervos autonómicos, siervos de un poder áureo, intocable, donde la línea entre lobby y mafia es indivisible, y cuyos nombres nunca conoceremos.

Me da una lástima enorme lo de Rita Barberá. Merece nuestras oraciones, porque su hundimiento no es un hundimiento digno. No es el hundimiento de esas madres que luchan y pierden todos los días por un sueldo de mierda. Porque el fracaso de Rita no es el fracaso constante de esas mujeres maltratadas por hombres atroces. Porque el hundimiento de Rita no es el hundimiento de esas madres que caminan sujetas al brazo de un hijo autista y rezan todas las noches para que ese hijo muera un día antes que ellas. No. El hundimiento de Rita es hueco, mudo, perezoso, aburrido, envejecido, reumático, artrítico. No podrá resplandecer. Pero rezaremos por ella.

Rita Barberá siempre será el ninot indultado del Gobierno de Mariano Rajoy
Comentarios