España: El país real vive a las órdenes de catedráticos despistados y pícaros avispados

El Congreso de los Diputados.
El Congreso de los Diputados.

El voto en blanco, el nulo y el impago de cuotas de los afiliados pueden convertirse en el arma de cambio de líderes y partidos políticos, según destaca este analista político. 

España: El país real vive a las órdenes de catedráticos despistados y pícaros avispados

La muerte de Nelson Mandela, no por esperada menos impactante, ha llenado páginas y páginas de periódicos, espacios en las televisiones y cadenas radiofónicas de todo el mundo. No era para menos: Mandela, que fue capaz de dar valor universal al perdón y de acabar con el apartheid. Vivió y murió como uno de los grandes hombres que la humanidad tardará en reponer; porque, a primera vista, no hay repuesto. Tuvo su cara y su cruz y no dudó, en el momento preciso, en echar a los mercaderes del templo, a la par que pedía a los suyos la paciencia necesaria para conseguir la paz. Logró lo uno y lo otro. Demostró al mundo que poner la segunda mejilla es una de las armas más poderosas del hombre. Ahora, sus herederos no tienen derecho a agrandar su cruz por el reparto de su riqueza. Merece descansar en paz. Descanse en paz.

El despliegue informativo sobre este acontecimiento, no eclipsó – algunos lo estarían deseando – el correspondiente a otros menores, de orden interno, tales como  la implicación del ministro Montoro, con dos años de retraso, en la reestructuración de la Agencia Tributaria; la preocupación en las altas esferas del PP por el impago de las cuotas anuales  y trimestrales de un gran número de afiliados, por no estar de acuerdo con la marcha del partido, especialmente, en cuanto a la aplicación de su programa electoral; el abandono de UP y D, de todos sus órganos rectores , en Galicia, por el mal trato recibido desde la sede central de su organización, y la reunión de Rubalcaba con los representantes(¿?) de su partido en el Consejo del Poder Judicial, antes de la elección de su presidente. Todos ellos pusieron de relieve que, cada día que pasa, la distancia entre el país real y el oficial es mayor. Y que el país real vive a las órdenes de catedráticos despistados y pícaros avispados.

La corrupción, por su parte, no amainó durante los últimos días. Por el contrario, se han descubierto redes empresariales constituidas especialmente para buscar financiación a actividades totalmente contradictorias entre sí, aunque sean los mismos líderes quienes capitaneen ambas, y la juez Ayala apunta ya, sin reservas, a los ex presidentes de Andalucía, Chaves y Griñán, dentro del caso de los ERES . Ya nadie oculta las cuentas B y el mismo Rajoy, en el País, asegura que responderán de ellas, de las cuentas B, quienes las tengan. Los ciudadanos saben que eso no siempre sucede, porque para ello están las amnistías fiscales. ¡Una vergüenza!    

Así las cosas, la marea blanca – y en este caso no es de jóvenes dispuestos a retirar chapapote, pero sí  la opacidad que envuelve a toda gestión pública y privada que va en detrimento del bienestar general – está ya dando sus primeros pasos: unos se niegan a pagar sus cuotas, y otros, están ensayando importantes castigos electorales, como votar en blanco, en las próximas europeas.

La semana pasada apuntábamos la importancia de las bases para cualquier fuerza política. Su inactividad podía producir daños irreparables a sus partidos. Si esas bases ahora optan por  participar, para defender la democracia, pero piden a sus colaboradores el voto en blanco, nada de sorprendente tendría que la abstención y el voto en  blanco, sin descartar el nulo, fueran la antesala de la imprescindible renovación de la mayoría de los líderes actuales y de la totalidad de las fuerzas políticas y sociales. Al que no anda, le hacen andar. Así se escribe la historia.

España: El país real vive a las órdenes de catedráticos despistados y pícaros avispados
Comentarios