Pablo Iglesias utiliza la muerte de una anciana para hacer política barata

maxresdefault
Pablo Iglesias sobre el foco de luz.

El líder de Podemos reduce al ridículo las causas de la muerte de una anciana desatendida en Tarragona en su afán por continuar su campaña política tuitera contra el libre mercado.

Pablo Iglesias utiliza la muerte de una anciana para hacer política barata

El lunes 14 de noviembre moría en Tarragona una anciana de 81 años al incendiarse su vivienda con una vela que supuestamente utilizaba para iluminarse tras haberle cortado la luz la compañía eléctrica por impago.

Tras conocerse le trágico suceso y tras un oportunista tuit de Pablo Iglesias que simplificaba el problema utilizando la muerte de la anciana para defender su pensamiento político, las redes sociales fueron un hervidero de acusaciones contra las eléctricas. Una vez más, el líder del partido morado, con un ánimo exclusivamente político, manipula la realidad y utiliza el sufrimiento ajeno para lanzar un mensaje reduccionista y agitar a unas bases que tras el resultado electoral parecían dormidas.

La realidad es que la muerte de la anciana fue el resultado de una cadena de hechos que no tienen un exclusivo color político ni un responsable único (y mucho menos las eléctricas) de que tuviera la desgracia de que la vela que usaba incendiará la habitación donde dormía.

A nivel institucional, ni el ayuntamiento de Tarragona (PSOE) dónde residía la fallecida, ni el gobierno de la Comunidad Autónoma (Juntos por el Sí), ni el gobierno del país (Partido Popular) fueron capaces de detectar la situación de una persona que se encontraba en una clara situación de desamparo. Además, se han producido casos similares en diferentes ciudades con y sin corte de energía eléctrica, incluidas Madrid y Barcelona, gobernadas por afines al partido de Iglesias. 

A nivel personal, queda meridianamente claro que, conocedores de la situación, ni sus familiares ni sus vecinos proporcionaban a esta persona los cuidados y la compañía que requería ni, se pusieron en contacto con los servicios sociales o con las autoridades encargadas de atajar el problema.

Los cadena de fallos es tal que podríamos decir que reducir la muerte de la señora al corte de la luz es simplemente propaganda marrullera.

En un país dónde la presión fiscal, tanto a nivel individual como empresarial, es de las más altas del mundo no se puede exigir al Estado a que obligue a una empresa privada a proporcionar de manera gratuita ningún bien al usuario final, sino que son las instituciones, tanto a nivel central como local, las que, en el uso de los impuestos casi confiscatorios, deben aplicar una política eficiente de control sobre casos excepcionales como el de la señora que falleció ayer, sin tratar de influir con presiones externas sobre las estrategias de empresas privadas que pagan religiosamente sus impuestos tal y como les exigen las leyes. @SirDanielC

Pablo Iglesias utiliza la muerte de una anciana para hacer política barata
Comentarios