España empieza a dar la espalda al PP tras la crisis política de Murcia

Mariano Rajoy durante una comparecencia en el Senado español. / Twitter
Mariano Rajoy en su comparecencia en el Senado. / Twitter

Una encuesta publicada este miércoles refleja que los españoles castigarían al PP por sus tramas de corrupción en unas posibles nuevas elecciones. El nivel de abstencionismo sube hasta el 42%.

España empieza a dar la espalda al PP tras la crisis política de Murcia

El controvertido enredo de corrupción que llevó a Pedro Antonio Sánchez a renunciar a la Presidencia de Murcia se ha cebado con el Partido Popular (PP). Una encuesta publicada este miércoles por El Diario ha demostrado que el PP ha perdido un 0.5% en sus expectativas de voto, un porcentaje mínimo pero es el primero desde las elecciones del pasado 26 de junio.

A los conservadores finalmente les han afectado sus enredos con la Justicia por sus constantes tramas de corrupción, más la incapacidad de imponer su puño de hierro en el Congreso, tal y como sucedió al momento de aprobar el proyecto de los Presupuestos Generales del Estado. Así las cosas, el porcentaje del PP se queda en un 35.1% de los votos, que es el peor porcentaje obtenido hasta ahora desde junio. No obstante, al estudiar el resto de porcentajes, al partido le bastaría para hacerse con entre 146 y 150 escaños, superando los 137 que obtuvo luego de los comicios del verano pasado.

Y en medio de todo el caos que envuelve al actual partido oficial, el gran ganador no es otro sino Ciudadanos, principal valedor de todos los proyectos populares. El partido se ha atribuido a sí mismo el triunfo de haber forzado la dimisión de Sánchez, sumado a la atribución de que del total de los Presupuestos, 4.000 millones de euros se destinarán a dónde ellos exigían. Los de Albert Rivera ganan un 0.8% de intención, llegando a un porcentaje del 12.9%, lo cual les representaría entre 26 y 28 asientos en el Congreso. De cualquier forma, los números vuelven a quedarse por detrás de los obtenidos en junio, cuando con un 13.5% de los votos juntaron 32 diputados.

Mientras tanto, el PSOE sigue dando ligeras señales de recuperación enmedio de la guerra civil que se desató el año pasado. La proclamación de Susana Díaz como candidata a la presidencia le ha representado una subida de dos décimas a los suyos, llegando hasta el 22.3% de los votos, según refleja el estudio citado. El partido, no obstante, seguiría lejos de tener opciones reales de gobernar pues se quedarían con un total de 80 u 83 diputados.

El cuarto partido en discordia es Unidos Podemos. La asociación entre Podemos e Izquierda Unida sigue a la espera de su sorpasso. Los morados se dispararon varias veces en sus propios pies a principios de año con su profunda crisis de liderazgo interno, algo que les sigue impidiendo caminar hacia adelante incluso hoy, con Pablo Iglesias e Irene Montero establecidos como los principales caciques. La formación morada pierde una décima para este mes, quedándose con el 19.2% de los votos, que le representarían unos 66 o 67 diputados.

Abstención al alza

Y a todo esto, probablemente la abstención es el único dato que sigue imparable al alza. Para estas alturas, el estudio ha reflejado que hasta un 42% de los votantes optarían por abstenerse antes unas posibles nuevas elecciones, el porcentaje más alto desde junio de 2014, explica el diario que encargó la encuesta.

En junio del año pasado, la abstención se quedó en un 30.16%. En menos de un año, el porcentaje ha subido en 12 puntos.

 
 

España empieza a dar la espalda al PP tras la crisis política de Murcia
Comentarios