Eduardo Madina se compromete a crear un nuevo PSOE sin ningún sectarismo

Eduardo Madina (izq.) y José Carlos Diez (der.). / Twitter
Eduardo Madina (izq.) y José Carlos Diez (der.). / Twitter

El diputado vasco y José Carlos Díez han comparecido para presentar sus proyectos político y económico para el partido socialista, en el que han dejado varios mensajes a Pedro Sánchez.

Eduardo Madina se compromete a crear un nuevo PSOE sin ningún sectarismo

Los encargados de el desarrollo económico y político del PSOE, el vasco Eduardo Madina y el castellanoleonés José Carlos Díez, han presentado cada quien su propuesta con la que el partido transitará tras su congreso federal de este próximo verano. Madina adelantó que el partido "avanzará más que nunca".

Madina expresó que Pedro Sánchez responsabilizó al PSOE por las últimas dos derrotas electorales bajo su mandato en Ferraz, evitando así culpar al emergente partido que estuvo cerca de quitarles el segundo puesto, Podemos. "Este partido tiene asumir su responsabilidad por los dos peores resultados electorales de su historia", dijo el diputado. 

Madina parte de ahí para proponer un debate al que Sánchez siempre esquivó cuando estuvo al mando de la agrupación, y en el que incluirá a la vieja guardia que ha sido marginada recientemente. El legislador considera que esta iniciativa ha vuelto a acercar a muchos de los más veteranos líderes socialistas de vuelta a Ferraz. "Es un debate que nos hace sentir que estamos donde tenemos que estar en el PSOE", celebró.

De ahí, Madina asegura que su equipo de trabajo no estará dividido por sectas, sino que será lo más heterogéneo posible. "odos y todas estamos en el mismo barco", aseguró. "Queremos que el proyecto sea de todos y para todos", secundó Díez.

De paso, el congresista oriundo de Bilbao se atribuyó la idea de las elecciones primarias para elegir al nuevo secretario general, luego de que Sánchez se la acreditara a sí mismo. "Este congreso se solucionará a través de la votación directa de los hombres y mujeres en votación secreta y libre, tan secreta y libre como lo fue en 2014", dijo al exjefe socialista. A la vez, y en vistas de la cada vez más creciente tensión contra Susana Díaz y Soraya Rodríguez, Madina ha pedido que el proceso sea lo más "respetuoso" posible para no quebrar más al partido. La participación de los afiliados no será limitada en ninguna forma.

En relación a la supuesta reunión que tuvo Sánchez con el exsenador Santiago Vidal y otros nombres como Gabriel Rufián o Joan Tardà, de ERC, para hablar sobre una posible investidura, Madina ha decidido no dar ninguna declaración. Según adelantó Vidal, Sánchez se habría comprometido a vetar todas las iniciativas antiindependentistas, así como desarrollar el Estatut y darle a Cataluña la definición de Nación. Sánchez ya ha desmentido esa información, asegurando que son todas mentiras inventadas por el jurista.

"En el Congreso no pasa nada que el PSOE no quiere y sucede todo aquello que el PSOE quiere", prosiguió Madina. Su comentario llega luego de que desde la Comisión Gestora se apuntara que el nuevo proyecto debía ir dirigido a acabar con el "populismo destructivo" de Podemos. "Uno puede gritar cuanto quiera y no conseguirá nada, puede añorar el mundo de ayer y no conseguir nada. El PSOE no va a funcionar sobre nostalgias de tiempos que ya se fueron", prosiguió.

"Que nadie espere al PSOE proponiendo un proyecto, imposible e irreal para minorías; de este congreso va a salir un proyecto posible, real y para una mayoría social", añadió en una indirecta a los morados.

El proyecto que encabezará el vasco estará partido en tres distintas etapas. El primero lleva por nombre El mundo en nuestro tiempo, que estará a cargo de Ramón Jáuregui, portavoz en el Parlamento Europeo; La situación de España, que  desarrollará Teruel Ignacio Urquizu, sociólogo y diputado socialista; y por último La España de 2020, liderado por la consejera estatal Amelia Válcarcel y José Andrés Torres Mora, quien en su momento fungió como jefe de gabinete en el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Dentro de las propuestas de Díez para el resarcimiento económico está que el peso de los salarios respecto al PIB vuelva a los niveles que tenía en 2011 y así aumentar la recaudación hasta llegar a los 11.000 millones de euros, los cuales se usarían para el presupuesto de la Seguridad Social. "Ha habido un trasvase de rentas de salarios a beneficios empresariales", expresó.

De acuerdo al de Castilla y León, bastaría con aumentar el peso de los salarios respecto al PIB al nivel que estaba previo a la reforma laboral de 2012, el IRPF reportaría 6.000 millones de más en su recaudación, y la misma por cotizaciones a la Seguridad Social ascendería en 5.000 millones más. Madina prometió que la reforma laboral de hace cinco años se derogará en el Congreso. @hmorales_gt

Eduardo Madina se compromete a crear un nuevo PSOE sin ningún sectarismo
Comentarios