La debilidad de Casado y la búsqueda de refugio de Ayuso desatan su ruptura en el PP

Isabel Díaz Ayuso. / Comunidad de Madrid
Isabel Díaz Ayuso. / Comunidad de Madrid
El presidente del PP y la presidenta de la Comunidad de Madrid rompen entre graves acusaciones de espionaje y corrupción. El PSOE y Más Madrid pedirán a la Fiscalía que estudie el caso.
La debilidad de Casado y la búsqueda de refugio de Ayuso desatan su ruptura en el PP

El líder del PP, Pablo Casado, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, han roto entre acusaciones de espionaje y corrupción en la que parece la peor batalla por el poder del principal partido de la oposición en España. El PSOE y Más Madrid pedirán a la Fiscalía que estudie el caso. La presidenta madrileña admite el contrato de su hermano y Génova cifra la comisión en 283.000 euros. Ayuso no permitió este jueves preguntas a los periodistas. 

De entrada, el PP ha decidido expedientar a Isabel Díaz Ayuso y estudia acciones legales por los ataques a Pablo Casado. El secretario general del partido, Teodoro García Egea, asegura que Ayuso se ha negado a aportar información sobre un contrato de su hermano en los últimos meses.

Isabel Díaz Ayuso admite que su hermano cobró por un contrato de la Comunidad y culpa a Pablo Casado de hostigarla. Así, reconoce que su hermano mantuvo relaciones comerciales con la empresa adjudicataria de las mascarillas y cobró una comisión legal, mientras acusa a la dirección de su partido de intentar desprestigiarla por presentarse al congreso del PP de Madrid.

La crisis se desató debido a una información, avanzada por algunos medios en la noche del miércoles, según la cual el PP, desde el Ayuntamiento de Madrid, habría contratado detectives para espiar a Isabel Díaz Ayuso. La sede central del PP en la calle Génova y el alcalde lo desmienten, pero Ángel Carromero, coordinador de la alcaldía de Madrid, amigo de Pablo Casado y de Martínez-Almeida, y supuesto contratante de los detectives, tuvo que presentar este jueves su dimisión. 

De la debilidad de Casado a la búsqueda de refugio de Ayuso

Según la periodista del diario El País Soledad Gallego Díaz, es muy probable que la batalla desatada en las últimas 48 horas dentro del Partido Popular tenga mucho que ver con la debilidad de Pablo Casado, manifiesta tras las resultados de Castilla y León, y su temor a que si Díaz Ayuso se hace con los mandos del partido en Madrid pase a dirigir también una operación para descabalgarle como presidente nacional y candidato a medio plazo.

Por su parte, Isabel Díaz Ayuso necesita refugiarse inmediatamente en el PP de Madrid, para protegerse de cualquier denuncia de corrupción y de pésima gestión de la crisis de la pandemia en las residencias de ancianos de la Comunidad. En cualquier caso, la crisis abierta tiene consecuencias imprevisibles y un solo beneficiario a la hora de recoger el desconcierto y descontento de la derecha: Vox, opina la exdirectora del periódico de Prisa.

Claves del asunto que implica a Díaz Ayuso

El secretario general del PP, Teodoro García Egea, ha informado de que se ha abierto expediente informativo a Isabel Díaz Ayuso “para culminar las averiguaciones” que se han llevado alrededor de un contrato adjudicado por la Comunidad de Madrid a una empresa relacionada con el hermano de la presidenta regional. García Egea ha negado que el partido haya encargado espionaje.  

En su primera intervención después de que El Mundo y El Confidencial publicaran que desde el PP se intentó contratar a detectives para investigar a su hermano por una supuesta comisión, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, dijo: “Como no han podido acabar conmigo (...) van contra lo más importante que tiene una persona, que es su familia”.

“Aunque la vida política está llena de sinsabores, nunca pude imaginar que la dirección nacional de mi partido iba a actuar de un modo tan cruel y tan injusto contra mí (...) Las declaraciones que durante toda la mañana están publicando los medios de comunicación, que provienen del entorno de Pablo Casado y que él no desmiente, son lo peor que se puede esperar de los políticos”, dijo también Isabel Díaz Ayuso, para quien “el que dirigentes del Partido Popular hayan actuado así es un hecho gravísimo”.

Lo grave es la presunta corrupción, subraya elDiario

A la pregunta sobre qué está pasando con Isabel Díaz Ayuso, su hermano, los detectives, un contrato a dedo y la guerra en el PP, el periodista Ignacio Escolar sostiene en el digital que dirige, elDiario.es, que lo grave es la presunta corrupción que destapó hace ya tres meses precisamente su medio, no los detectives con los que el equipo de Isabel Díaz Ayuso intentan salvar a la presidenta de las consecuencias de ese contrato a dedo de 1,5 millones de euros que su Gobierno adjudicó a un amigo de su pueblo.

La conclusión de Escolar es clara: el cisma en el Partido Popular es ya completo. "Y acabará muy mal. Solo puede quedar uno, como llevo repitiendo tiempo atrás", recuerda.

 

Una campaña de “infundios y calumnias”, según Egea

Al tiempo que la dirección popular expedienta ahora a la mandataria madrileña y la acusa de una campaña de “infundios y calumnias”, su secretario general, Teodoro García Egea, señala que la dirigente ataca a la dirección del partido para blindarse por el contrato de su hermano

“Si fuera el secretario general, dimitiría hoy mismo mejor que mañana”, replica Esperanza Aguirre, expresidenta de la Comunidad de Madrid. Isabel Díaz Ayuso se defiende y asegura que Pablo Casado ha urdido un plan para destruirla y exige responsabilidades. Para ello, defiende que no intervino en el contrato de 1,5 millones relacionado con su hermano, si bien reconoce que su familiar tuvo relación comercial con la empresa que suministró mascarillas a su Gobierno.

Feijóo se muestra comprensivo con Isabel Díaz Ayuso

Alberto Núñez Feijóo, presidente del PP de Galicia, donde su partido gobierna con mayoría absoluto, también se ha pronunciado sobre el presunto espionaje a Isabel Díaz Ayuso ordenado desde la dirección del PP. Dijo que, de producirse y ser ciertas las informaciones difundidas, sería un hecho "inaudito y también imperdonable" que daría lugar a algún tipo de responsabilidades. Feijóo ha aparentado cierta equidistancia pero no ha vacilado al cargar contra Génova por no haber apagado "el incendio".

Si bien se muestra así algo comprensivo con Isabel Díaz Ayuso, el líder de los populares de Galicia dice que no tiene una opinión definitiva sobre esta nueva batalla en el PP madrileño. Al presidente Feijóo no le parece "muy verosímil" que exista una necesidad de investigar algo, en relación a unos determinados contratos, cuando estos aparecen publicados en portal de transparencia de la Comunidad de Madrid. No piensa lo mismo la dirección del PP en Génova.

Un tanto enigmático se mostró José María Aznar. Durante un seminario organizado por FAES, fundación que preside el propio Aznar, el expresidente del Gobierno manifestó que "la situación de Ucrania es ahora mismo mejor que la del PP, porque allí no hay armamento nuclear." @mundiario

Ayuso y Casado en la sede del PP en Génova. / @ppmadrid
Ayuso y Casado en la sede del PP en Génova. / @ppmadrid

¿Solo será cierta una de las dos versiones o lo serán las dos?

"Si hacemos caso a Díaz Ayuso, la dirección del PP se estaría comportando como una banda de extorsionadores cruel y sin escrúpulos, dispuesta a destruir reputaciones con tal de eliminar a un adversario interno", explica Xosé Hermida en El País.

"Si el relato que compramos es el de Casado, nos encontraríamos ante una presidenta que, en lo peor de la pandemia, con la población enclaustrada y aterrorizada, los muertos contándose por cientos cada día y una dramática carencia de material sanitario, es capaz de aprovechar un contrato de emergencia para que se lucre su familia", añade este periodista.

"Cada cual que elija la historia que quiera. Sin descartar una tercera hipótesis, la más inquietante de todas: que las dos cosas fueran ciertas y que cada una de las partes estuviese contando solo la versión que le resulta más conveniente. Y todo esto en el momento en que el PP se enfrenta a otra situación desconocida, el dilema existencial de qué hacer ante una extrema derecha que no ha cesado de comerle terreno y a la que acaba de obsequiar con un festín para que siga devorando", concluye Xosé Hermida.

Desde ABC, Agustín Pery parece tenerlo ya claro: "El problema para Pablo Casado es, barrunto, que son muchos más quienes confían en la palabra, la honradez y la capacidad de Ayuso antes que en la de Génova y su caterva de illuminati." @mundiario

La debilidad de Casado y la búsqueda de refugio de Ayuso desatan su ruptura en el PP
Comentarios