Baleares renuncia a los fondos europeos involucrados en el caso Koldo

Francina Armengol, presidenta del Congreso de los Diputados. / @FArmengol
Francina Armengol, presidenta del Congreso de los Diputados. / @FArmengol
El actual Govern acusa al Ejecutivo anterior, presidido por Francina Armengol, de haber ocultado a Bruselas que las mascarillas adquiridad con dinero comunitario eran defectuosas.
Baleares renuncia a los fondos europeos involucrados en el caso Koldo

El vicepresidente y consejero de Economía, Hacienda e Innovación del Gobierno de Baleares, Antoni Costa, del Partido Popular (PP), ha anunciado el inicio de un expediente de “descertificación de gasto” relacionado con la compra de mascarillas realizada durante la legislatura pasada. El contrato con la empresa Soluciones de Gestión, vinculada al caso Koldo, ha llevado al Gobierno actual a cuestionar la calidad de las mascarillas adquiridas y a buscar la descertificación del gasto por parte de la Unión Europea (UE), que financió la compra con 3.7 millones de euros.

La “descertificación” no conlleva la devolución automática de los fondos a la UE, pero implicará descuentos en futuros pagos, efectivamente renunciando a esos fondos europeos. El Gobierno actual acusa al anterior, liderado por la socialista Francina Armengol (actual presidenta del Congreso de los Diputados), de no informar a Bruselas sobre la falta de calidad de las mascarillas adquiridas, que fueron compradas para el cuerpo sanitario del archipiélago bajo la promesa de que eran del tipo FFP2, pero resultaron ser quirúrgicas y guardadas por años en un almacén.

“Un hecho como este pone en riesgo de parálisis (la percepción de fondos europeos) Feder futuros. Aunque hemos actuado de forma inmediata, hay riesgo de pérdida de fondos de cara al futuro. No hablaré de cuantías, pero sin duda eso no es baladí” ha dicho Costa. Además, el Gobierno balear ha solicitado personarse en el caso Koldo que lleva la Audiencia Nacional, que investiga presuntos pagos de comisiones ilegales en la compraventa de mascarillas a dos ministerios y dos comunidades autónomas, Baleares y Canarias, entonces gobernadas por los socialistas.

La compra de casi un millón y medio de mascarillas FFP2 a Soluciones de Gestión en abril de 2020, por valor de 3.7 millones de euros, estaba destinada al personal sanitario. Sin embargo, las mascarillas resultaron ser de tipo quirúrgico, y el actual Gobierno acusa al anterior de ocultar esta información a Bruselas. Los populares alegan que el expediente de reclamación del dinero a la empresa se inició tres años después de constatado el incumplimiento del contrato, después de las elecciones autonómicas de 2023 que en las que el PSOE perdió el Govern, según el PP, mientras que los socialistas argumentan que se hizo un apercibimiento antes de los comicios.

La cronología presentada por Costa indica que las mascarillas no cumplían con el nivel de protección FFP2, pero la compra fue certificada por Bruselas en diciembre de 2020 sin que figurara los defectos de los cubrebocas en las formas comunitarias. El actual Gobierno sostiene que el expediente de reclamación no ha caducado, mientras que los socialistas alegan que se dejó expirar sin finalizar el proceso debido a un fallo del Tribunal Supremo en enero. @mundiario

Comentarios