Anular una marca o retirar una falla por una mezquita es una grave cesión

Falla indultada (640x480)
Fallas 2021. / Twitter

En 2006, Inditex retiró del mercado miles de camisetas en todo el mundo en las que aparecía una etiqueta con el dibujo de una mezquita ante las protestas musulmanas.

Anular una marca o retirar una falla por una mezquita es una grave cesión

Las reacciones contraria al “indulto” a parte de una Falla de Valencia, que representaba una mezquita, en tanto se han quemado y se queman iglesias, catedrales y la propia efigie de Cristo o de los Papas, dentro del carácter propio de las tradiciones falleras, ha vuelto a exponer la controversia que existe en nuestra sociedad con respecto a los elementos de nuestra propia cultura y tradiciones, y las pretensiones de determinados colectivos que no sólo no se acomodan al espacio donde quieren vivir, sino que pretenden que sus usos y costumbres hagan modificar los que rigen la convivencia en la sociedad española. Pero el asunto trasciende al caso mismo y va mucho más allá. Y se repite

En febrero de 2006, la firma Inditex, dueña de Zara, retiró del mercado miles de camisetas de sus tiendas Bershka distribuidas por todo el mundo en las que aparecía una etiqueta con el dibujo de una mezquita. La queja procedía del país que es uno de los siete emiratos árabes, vecino de donde ahora reside el rey honorífico Juan Carlos I. Se trataba de Dubái, donde consideraron que el diseño era provocador y que se relacionaba con la aparición de caricaturas sobre Mahoma en Europa. Se consideró por parte de los musulmanes que la etiqueta contenía “representaciones obscenas junto a símbolos sagrados del Islam”. Inditex decidió retirar las prendas no sólo de Dubái sino también de las 368 tiendas de Bershka repartidas en más de veinte países de todo el mundo. Los directivos del grupo cedieron ante denuncia, aparecida en el diario en árabe Al Bayan, y se plegaron sin más.

Este año, la polémica sobre el mismo asunto se ha producido en las Fallas de Valencia, donde se han quemado otros años las efigies de Cristo o Juan Pablo II y donde este año, otra falla para quemar representaba la basílica de San Marcos, de Venecia. La comisión fallera Duque de Gaeta-Pobla de Farnals  canceló  la quema de parte de su falla para “no ofender a la comunidad musulmana de la ciudad”, porque representaba una mezquita. “por ser conocedores del significado que esto podría tener”.  ¿y cuándo se quema una iglesia qué significa? El descontento social de los valencianos recordó que las figuras tienen como objetivo la sátira y todas ellas, independientemente de su signo político, acaban ardiendo. Ocurre además que repetidamente, la comunidad musulmana arremete contra las tradicionales procesiones de Levante de moros y cristianos que consideran una ofensa.

El riesgo de redes étnicas cerradas

Como nos advertía Sartori, si las actuales oleadas de inmigrantes de determinadas culturas que están llegando a Occidente siguen integrándose en redes étnicas y cerradas de mutua asistencia y defensa, haciendo solamente un uso funcional de las ventajas del modelo occidental, a medio plazo “la perspectiva es que, cuando estos grupos alcancen una masa crítica comiencen a reivindicar -multiculturalismo iuvante como ayuda- los derechos de su propia identidad ético-religiosa y que acaben por pasar al asalto de sus presuntos opresores (los nativos)". Es previsible, según el autor citado, que las comunidades islámicas puedan utilizar el voto para "hacerse intocables en las aceras, para imponer sus fiestas religiosas (el viernes) y la propia aplicación de la Sharia en el orden penal y civil. En ese sentido, el propio Hans Küng, el teólogo que estudió detenidamente el Islam, dentro de su trilogía sobre las tres grandes religiones monoteístas, se preguntaba si antes o después Occidente se verá obligado a aceptar que en determinadas circunstancias se aplique en el orden civil la Sharía en aquellos casos de fuertes comunidades musulmanas.

R (1) (640x480)

Cremà de las fallas infantiles en Valencia. / RR SS. 

La Sharía (lo que está prescrito) es el conjunto de normas que, en todos los ámbitos, rigen la totalidad de la existencia de un musulmán. Es un código ético y moral que atiende todos los órdenes de la vida. Al contrario que en la sociedad occidental, los musulmanes creen que la Sharía tiene origen divino y que fue revelada por Alá a su profeta para establecer en orden social en la Tierra. Ni se discute ni se transforma, se impone. Por eso, un buen musulmán no puede entender otra ley ni otro orden social que no se acomode a la Sharía. Veamos estas afirmaciones que cualquiera puede leer en las páginas de las comunidades musulmanas en España: “Sólo los musulmanes forman una comunidad. No existe semejante cosa como la comunidad internacional. La ley internacional es una ilusión. Las constituciones no tienen ni justicia ni poder. El poder únicamente pertenece a Allah”. (Addalqadir As-Sufi Al-Murabit en “´País islámico”)

Los derechos humanos son un engaño. Es una obligación, con excusas condicionantes, luchar Yihad (guerra santa) bajo el mando de un jefe legítimo. A los otros se les hará la guerra hasta que acepten la unidad de Allah. Se previene a los musulmanes de tomar a judíos y cristianos como amigos, puesto que son enemigos”.  “Se reemplazarán las vergonzosas formas de la ley romana, revisadas y corrompidas, primero por célibes sacerdotes cristianos con inclinaciones sádicas, después por modernistas judeo-laicos. El Islam vivo está en vía de destruir el esclavizante mito de la democracia”. (Addalqadir As-Sufi Al-Murabit )

Riesgo de situaciones sin salida

Alí Kettani, rector de la Universidad Islámica Internacional Averroes de Córdoba afirma: “¿Qué es el pueblo andaluz? Para mí, el pueblo andaluz son todos los ciudadanos musulmanes del Estado español”. Este delicado asunto es ya un problema en España. Insólitamente, alguna ONG ha llegado a defender que se respeten "todas" (¿ésta también?) las particularidades culturales de algunos pueblos. Ese respeto a su cultura a costa de la nuestra puede producir situaciones sin salida. ¿Se aplicará el agrupamiento familiar sin más a un musulmán que tenga media docena de esposas y veinte hijos? En algún país sudamericano se ha despenalizado la bigamia. Si estos casos llegan a Europa, ¿les aplicaremos nuestros Códigos Civil y Penal o el suyo?

R (640x480)

Un grupo de mujeres musulmanas con burka. / RR SS. 

De suyo, ilustres juristas musulmanes sugieren que los países occidentales deben hacerse a la idea de la perentoria necesidad de ajustar sus legislaciones civiles a la realidad de la inmigración e incorporen la figura del matrimonio plural. Dice Sartori que conceder la ciudadanía no equivale a integrar, máxime, cuando determinados colectivos, como los musulmanes, solamente reconocen "su ciudadanía" "optimo iure"; es decir, únicamente a los fieles de su religión. ¿Podemos convertir en ciudadanos a quienes se resisten a serlo? Porque conviene no olvidar que para un occidental, mismo que religioso, un musulmán no es un infiel; pero si lo somos nosotros para los islamistas, nos advierte el autor citado.

En Andalucía abundan ya las muestras de actividades y símbolos que pretenden identificar su personalidad con el pasado musulmán, obviando las otras culturas desde Tartessos a Roma. Las frecuentes alusiones a la "Reconquista de Al Andalus", es decir, España, son un anhelo compartido por muchos musulmanes que asumen como un deber propio contribuir a la recuperación de aquellos territorios donde un día se entronizó el Islam. Sus opiniones aparecen en Webislam y en otros de los foros de Internet para la islamización de España.

Recuperar la identidad islámica como objetivo

En estos foros se proclama que “Al Ándalus seguirá siendo Al Ándalus para los musulmanes de todas las épocas". Eso está ahí, nosotros no lo hemos creado. Aquí tenemos nuestros muertos, que están vivos, a la espera del Día de la Resurrección. España debe recuperar su parte de identidad islámica que le toca y su puesto privilegiado entre las naciones de cultura árabe. Debe rentabilizar el hecho de tener un patrimonio islámico excepcional, un acuerdo de cooperación entre musulmanes y el estado español que es único y unas autonomías con gran población de musulmanes. En la presentación del proyecto para islamizar Andalucía se dice: “El campo andaluz es una mina a la hora de islamizar esta tierra. Tiene un potencial revolucionario impresionante porque nunca ha acabado de ser cristianizado. La mayor parte de estos pueblos cuentan su época de máximo esplendor cuando fueron parte de Al-Ándalus. Este proyecto no tendría lugar en una generación ni en dos. Pero se alcanzará.

La islamización de Andalucía es el primer paso para la islamización de toda España con dos sencillas medidas: introducir en cada pueblo un “hombre bueno”, un profesor de árabe, educado y culto que se convirtiera en un personaje clave de la vida local y procurar matrimonios de musulmanes con españolas y hacer que las musulmanas tengan el mayor número de hijos o lo que se llamó la “invasión por el útero”. Las musulmanas que residen en España tienen un índice de natalidad seis veces superior a la media española. Es fácil deducir lo que eso puede suponer a medio plazo y la carga suplementaria sobre el sistema educativo, las ayudas sociales y la educación. @mundiario

Anular una marca o retirar una falla por una mezquita es una grave cesión
Comentarios