Meloni aprueba que las asociaciones antiaborto de Italia entren en las clínicas

Giorgia Meloni, primera ministra de Italia. / RR SS.
Giorgia Meloni, primera ministra de Italia. / RR SS.
El gobierno de ultraderecha, además, quiere usar los fondos europeos destinados a la recuperación pospandemia para financiar el papel de estas organizaciones durante este proceso.
Meloni aprueba que las asociaciones antiaborto de Italia entren en las clínicas

Giorgia Meloni, primera ministra de Italia y líder del ultraderechista Hermanos de Italia, ha generado gran controversia al promover medidas que, si bien no modifican directamente la ley del aborto, podrían socavar dicho derecho. Durante su campaña electoral, Meloni prometió no modificar esta legislación, y aunque ha cumplido esta parte de su compromiso, su estrategia parece dirigida a erosionar el acceso al aborto regulado por la ley 194 de 1974.

Desde trabas para acceder a la píldora abortiva hasta propuestas que obligan a las mujeres a escuchar el latido del feto o ver una ecografía antes de decidir, las acciones de Meloni y su gobierno parecen apuntar a restringir indirectamente el acceso al aborto. La última medida aprobada en la Cámara de Diputados ha desatado la polémica al incluir la posibilidad de que asociaciones provida ―es decir, antiaborto― ingresen en las clínicas donde las mujeres van a informarse o a poner fin a un embarazo, además de destinar fondos europeos pospandemia para financiar su papel durante este proceso.

El presidente de la Cámara de Diputados, Lorenzo Fontana, un declarado antiabortista, respalda esta medida, que aún debe pasar por el Senado, donde la mayoría de gobierno de derecha también cuenta con suficiente apoyo. No obstante, incluso las propias asociaciones antiaborto se han mostrado sorprendidas por la agresividad de esta propuesta. Jacopo Coghe, portavoz de Pro Vita, la mayor organización antiaborto de Italia, afirmó que el grupo no tenía intención de ingresar a las clínicas de consulta sobre aborto, aunque abogó por que estos centros vuelvan a su función original de ayudar a las mujeres a encontrar alternativas al aborto.

Atacar la libertad de las mujeres

Las críticas no se han hecho esperar. Francesco Boccia, portavoz del PD en el Senado, denunció el intento de la derecha de atacar la libertad de las mujeres en materia de reproducción y aborto, y anunció la oposición frontal de su partido a estas medidas.

En medio de este debate, Eugenia Rocella, ministra de Familia y Natalidad, ha sido una figura destacada. La hija de uno de los fundadores del Partido Radical ha adoptado posturas fervientemente antiabortistas, enfrentándose a cuestiones como el testamento vital, la fecundación in vitro, y los derechos LGTBI.

Con la ley 194 ya establecida, que contempla la participación de asociaciones en procesos relacionados con el aborto, la polémica gira en torno a la interpretación y aplicación de dicha norma. Mientras tanto, Italia enfrenta una profunda división respecto a los derechos reproductivos de las mujeres, con implicaciones que van más allá de la esfera política. @mundiario

Comentarios