Francia es el prímer país en consagrar el derecho al aborto en su Constitución

La pantalla muestra los resultados de la votación parlamentaria para inscribir el aborto en la Constitución de Francia. / RR SS
La pantalla muestra los resultados de la votación parlamentaria para inscribir el aborto en la Constitución de Francia. / RR SS
Con una amplía mayoría, el país nuevamente se convierte en una nación vanguardista al incluir la interrupción voluntaria del embarazo como un derecho constitucional.
Francia es el prímer país en consagrar el derecho al aborto en su Constitución

Francia nuevamente se convierte en una nación vanguardista al consagrar el derecho al aborto en su Constitución, convirtiéndose en el primer país del mundo en hacerlo. Con una votación de 780 votos a favor, una mayoría amplia y significativa, los senadores y diputados reunidos en una sesión extraordinaria han aprobado incluir en la ley fundamental la "libertad garantizada" para la interrupción voluntaria del embarazo. La aprobación de esta enmienda constitucional representa un momento de unidad en el aspecto político y social franceses, con apoyo que abarca desde la extrema derecha hasta la extrema izquierda.

La ceremonia, celebrada en el emblemático Palacio de Versalles, simboliza un paso adelante en los movimientos de protección y defensa de los derechos de las mujeres en el país. La emoción era palpable en el hemiciclo, donde se reunieron los representantes políticos, con un prolongado aplauso en pie que marcó la aprobación de la nueva enmienda.

Aunque la interrupción voluntaria del embarazo ya es legal en Francia desde hace décadas, su inclusión es un paso significativo que tomaron los partidos franceses para garantizar la protección de su figura jurídica en medio del marco de la ley a largo plazo, fortaleciendo su posición frente a posibles cambios políticos futuros.  Sin embargo, se destacó entre los participantes la necesidad urgente de mejorar el acceso de las mujeres a estos servicios en áreas remotas o con pocos centros médicos.

“Es una promesa para las mujeres que luchan por todo el mundo por el derecho a disponer de su cuerpo, en Argentina, en Estados Unidos, en Andorra, en Italia, en Hungría, en Polonia”, afirmó Mathilde Panot, líder del partido de izquierdas La Francia Insumisa, pronunciando a aquellos países que restringen el aborto o planean hacerlo.

La enmienda constitucional fue objeto de debate durante meses, con una minoría de parlamentarios de derecha y extrema derecha oponiéndose a ella. Finalmente, la amplia mayoría parlamentaria respaldó la iniciativa, reconociendo el derecho de las mujeres a tomar decisiones sobre su propio cuerpo como una enmienda que debe prevalecer en su ley fundamental. La votación refleja un consenso generalizado en la sociedad francesa sobre su interés en los derechos reproductivos.

El primer ministro Gabriel Attal, al celebrar la aprobación de la enmienda, destacó la importancia de proteger las libertades fundamentales, especialmente las de las mujeres. Esta medida representa un paso adelante en los proyectos de varios partidos franceses que enmarcan la lucha por la igualdad de género y el respeto a la autonomía reproductiva.

Esta decisión histórica refleja el compromiso de la sociedad francesa de seguir el legado de figuras influyentes en la Francia moderna como Simone Veil, cuya ley sobre el aborto marcó un hito en la historia del país. Ahora, con la inclusión del derecho al aborto en su Constitución, Francia reafirma su posición como pionero en el mundo. @mundiario

Comentarios