Elecciones europeas de junio: un punto de inflexión para el futuro de la UE

Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea. / Comisión Europea
Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea. / Comisión Europea
Estos comicios no solo se tratan de un reparto de escaños, sino del rumbo que tomará Europa en las próximas décadas y la supervivencia de su modelo.
Elecciones europeas de junio: un punto de inflexión para el futuro de la UE

Las próximas elecciones al Parlamento Europeo, que se celebrarán del 6 al 9 de junio, se presentan como una batalla crucial para la supervivencia del actual modelo de la Unión Europea. Estas elecciones, las décimas desde que el Parlamento Europeo se eligió por sufragio directo en 1979, se consideran las más trascendentales en los 45 años de comicios europeos. La inestabilidad geoestratégica y el auge de fuerzas ultranacionalistas que buscan revertir el proceso de integración europea plantean amenazas tanto internas como externas.

El contexto europeo e internacional subraya la importancia de estas elecciones. Europa se encuentra en un punto crítico, con el riesgo de conflicto y una carrera armamentista que involucra a la Comisión Europea, incluso a costa de fondos agrícolas y de cohesión. La estabilidad política de importantes socios como Alemania, Francia, España y Polonia también está en juego. Según una alta fuente europea, estas elecciones no solo se tratan de un reparto de escaños, sino del rumbo que tomará la UE en las próximas décadas. Si se rompe el motor de integración formado por la democracia cristiana y la socialdemocracia, la UE podría encaminarse hacia la desintegración y renacionalización.

El mensaje sobre los peligros para la supervivencia de la Unión se ha intensificado en la campaña. Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, ha subrayado la necesidad de proteger lo construido juntos y ha criticado a partidos de extrema derecha como el Reagrupamiento Nacional (RN) y Alternativa para Alemania (AfD). Von der Leyen, sin embargo, se muestra dispuesta a colaborar con grupos ultraderechistas proeuropeos como los Hermanos de Italia de Giorgia Meloni.

Las alarmas sobre el riesgo de colapso de la UE llegan también desde figuras como el presidente francés Emmanuel Macron y el exjefe del BCE Mario Draghi, quienes advierten sobre la necesidad de una unión más profunda para la supervivencia de la UE.

La defensa estratégica de la UE

El resultado de estas elecciones también determinará las posibilidades de reelección de Ursula von der Leyen como presidenta de la Comisión Europea. A diferencia de sus predecesores, Von der Leyen se ha presentado como candidata del Partido Popular Europeo (PPE) y su futuro depende en gran medida del veredicto de los votantes. Su primer mandato ha estado marcado por la unidad europea frente a Rusia, la creación del fondo de recuperación y la compra conjunta de vacunas contra la covid-19. No obstante, sus detractores critican sus titubeos con el pacto verde, su militarismo y concesiones a la ultraderecha.

Los votantes evaluarán los planes comunitarios para la próxima legislatura, algo que ya ocurrió en 2014 con Jean-Claude Juncker. Von der Leyen ha dejado claro que, si es reelegida, acometerá cambios profundos en la estructura y gestión del organismo comunitario, enfocándose en la defensa en un sentido amplio, incluyendo la protección de fronteras y la competencia comercial.

La próxima legislatura podría sentar las bases de una Europa de la defensa, con la creación de conglomerados armamentísticos nacionales capaces de competir con EE. UU. y China. Este giro obligará a reajustar los presupuestos de la UE, con una evolución del gasto hacia defensa, energía e infraestructura digital. Teresa Ribera concluye que los votantes deben decidir entre la regresión y las propuestas neoliberales o la modernización y mayor integración social de la economía europea.

El 9 de junio marcará el inicio de una nueva era para Europa, con elecciones que decidirán el futuro de la integración y la cohesión del continente. Con Ucrania en la puerta y una revisión de políticas clave, el destino de la UE pende de las urnas. @mundiario

Comentarios