Avances y desafíos en la lucha contra la inseguridad alimentaria de Colombia

Una madre camina con su bebé en la comunidad Litoral del San Juan, Colombia. / OPS.
Una madre camina con su bebé en la comunidad Litoral del San Juan, Colombia. / OPS.
Alrededor de 13 millones de colombianos se enfrentan a una falta moderada o severa de acceso regular a suficientes alimentos, frente a los 15 del año anterior.
Avances y desafíos en la lucha contra la inseguridad alimentaria de Colombia

Un estudio reciente llevado a cabo por el Programa Mundial de Alimentos (PMA) de las Naciones Unidas arroja luz sobre la situación de la seguridad alimentaria en Colombia. Según los datos, ha habido una disminución del 5% en la inseguridad alimentaria, lo que significa que ahora hay 13 millones de personas que enfrentan dificultades para acceder a suficientes alimentos, en comparación con los 15 millones del año anterior.

La inseguridad alimentaria, que se define como la falta de acceso regular a alimentos nutritivos para una vida activa y saludable, sigue siendo una preocupación importante en el país. Aunque ha habido avances en las acciones colectivas para abordar esta problemática, el último Diagnóstico de Seguridad Alimentaria en la Población Colombiana revela que la mitad de los hogares están en una situación de seguridad alimentaria marginal, lo que los coloca en riesgo de caer en una situación más grave debido a factores externos como el impacto del clima y la desaceleración económica.

El informe destaca que, a pesar de mejoras en la capacidad de compra de los hogares desde la última evaluación, muchas familias se ven obligadas a gastar sus ahorros o recortar en gastos sanitarios para poder alimentarse adecuadamente. De hecho, el 43% de los hogares encuestados admitieron haber tenido dificultades para acceder a los alimentos en los últimos seis meses.

Causas de inseguridad alimentaria

El conflicto armado sigue siendo una de las principales causas de la inseguridad alimentaria, con el 11% de los hogares afectados por la violencia en los últimos seis meses, lo que ha provocado desplazamientos y lesiones personales en la mayoría de los casos.

La situación varía según las regiones, siendo La Guajira la más afectada con una tasa de inseguridad alimentaria del 59%, mientras que San Andrés y Providencia presentan la tasa más baja, con un 3%. Además, las zonas rurales experimentan mayor inseguridad que las urbanas, debido a la precariedad de los ingresos y el impacto de los fenómenos climáticos extremos.

A pesar de estos desafíos, el PMA está trabajando en colaboración con instituciones y comunidades para abordar el hambre y la pobreza en el país. Iniciativas como formación, financiación inicial y asistencia técnica están siendo implementadas para fortalecer los sistemas alimentarios y aumentar la resiliencia de la población ante la inseguridad alimentaria. @mundiario

Comentarios